Consecuencias del cambio climático de verano a otoño

Los ciudadanos menos cultos somos capaces de explicar sin tapujos nuestras propias dramáticas experiencias derivadas de los recientes cambios climáticos. Yo, animada por el interesante artículo de La Vanguardia que tan acertadamente trae hoy a colación la insigne revista de este pueblo, “Pela la cebolla”, he realizado mi propia encuesta a pie de calle.

PREGUNTA: ¿Qué opinas del cambio climático?

ROSA: Este año el cambio climático de verano a otoño me llega tristón.  Pero... bueno, el olor de la tierra y las hojas caídas de los árboles ... esa sensación de paz me hace sentir bien.

PEPE: La consecuencia más inmediata de este cambio climático de verano a otoño es que produce una mayor pérdida de cabello

ANDRÉS: lo que pasa es que en el cambio climático de verano a otoño, la energía de nuestro cuerpo va decayendo

MARÍA: A mí el cambio climático de comienzo de la Primavera es el que me sienta peor, me da flojera y astenia primaveral, pero lo arreglo con vitaminas y “pharmatón complex”.

LUCÍA: Yo no puedo con el pharmatón, pero es que lo mío es distinto, a mí los cambios climáticos me producen conjuntivitis.

LUÍS: yo me he cambiado de casa y se nota un copón el cambio climático en la nueva. Ha sido rapidísimo, hace mucho más frío en la sierra, aquí no hay otoño y encima la tarifa nocturna ...

YO: Pues en mi barrio el Fulgen lleva unas estadísticas según las cuales hay un índice alto de insomnios y sofocos coincidiendo con el cambio climático de verano a otoño.

MI PRIMA: Lo vuestro es pura perversión del lenguaje y del contexto, ¡infames!

TODOS: ¡¡¡...???

MI PRIMA: es que a mí el cambio climático de verano a otoño, me euforiza y me exacerba.

Comentarios

#1 Imagen de Pela la Cebolla

Estimada señorita LunaBruna,

Su encantadora prima, ¿cree que trabajaría como redactora en nuestra prestigiosa revista?. La paga es mala pero vamos a comisión en los chanchullos del jefe, trabajar se trabaja poco, tenemos descuento en el conocidísimo local La Perla de Labuán y toda festividad religiosa de cualquier religión del mundo se considera de obligado cumplimiento por parte de la redacción al completo y no laborable. Nos falta alguien que no pueda trabajar los jueves por motivo de sus creencias. Es urgente. Fíjese hoy, aquí nos tiene, ¡trabajando!.

¿Podría hablar con ella?.

Muchas gracias

Su humilde servidor, Robus

.//