Carta para mi novia

Mi novia sabe quién es. Por ende, agradeceré a quienes no pertenezcan al conjunto (de un solo miembro) llamado "mi novia" abstenerse de seguir leyendo.

Querida novia:

De entrada quiero dejar sentado que tú eres la más guapa de Valdeperrillos, y una de las menos esquizofrénicas. Como te comentaba, he llegado a la convicción de que en este sitio con mar hay mucho loco suelto. Debe ser por eso que desde que llegué me he sentido a mis anchas. Quisiera haber marcado mi territorio, pero sería difícil explicarle a alguien que me sorprendiera orinando sobre el monitor, la razón de tal maniobra.

Sí, ya sé que me advertiste que no me prodigara con las zorribrujas que siempre andan a la caza de un buen partido. Yo he sido bueno y he acatado tus deseos, que no tienen como causa eficiente los celos -¡qué va!-, sino el loable fin de protegerme, de mí mismo y de las salaces que me persiguen. Tampoco me he peleado con nadie (hasta ahora), pero eso ha sido suerte, porque ya sabes que me encanta provocar: aquí en Valdeperrillos, la gente es bastante pacífica y hasta tenemos un capellán que nos aconseja, porque bienaventurado él, todo lo sabe y no tiene dudas. ¡Y, por si lo anterior fuera poco, contamos con un Lord que es una suerte de cruza de Engels con Fourier!

En verdad, me gustan hasta los pelmazos de este pueblo. Un día de estos tenemos que sentar cabeza, querida novia, casarnos y contribuir ad maiorem gloriam Darwini a la propagación de la especie. Sólo le pido a Dios que nuestros hijos no sean como irchic o como el Capellán, que eso sí sería una catástrofe. Creo que podrían ser niños ferales y llegarían a hablar náhuatl o arameo, naturalmente, por inspiración del Espíritu Santo. Sin embargo, tenemos que darnos prisa, porque tú ya estás por llegar a la cuarentena.

Tu reacción del otro día cuando pensé que te estabas burlando de mi otro yo y, en un arranque melodramático, anuncié que me iría a vivir a otro lugar, fue tan tierna y cariñosa que casi me alegré de que nos hubiéramos distanciado. No me cantaste ne me quitte pas, pero fue como si lo hubieras hecho... Y volví al redil, a la costumbre que no es rutina aplastante, sino verdadera compenetración acompañada de dulces sentimientos. Ya sé que soy un poco cursi, pero sé también que eso te gusta, especialmente cuando cantamos boleros a dúo o escuchamos arrobados "Mirando al mar" interpretada por Jorge Sepúlveda.
 

Eso no más quería decirte, cariño, que estoy muy contento de compartir este espacio contigo, con mi recobrado amigo Byron y con los demás moradores de la villa, incluidos los que escriben en estados de trance chamánico o, como dice el inefable Capellán, bajo la influencia de sustancias psicotrópicas. ¡Es que este pueblo es alucinante!

Te envío desde estas tierras lejanas un beso en prueba de mi inconmovible afecto y para agradecerte todo lo bueno que me has dado, que es mucho.

 

Xenón

Comentarios

#1 Imagen de Xenon

Me complace y aterroriza por igual haber descubierto que tengo otras veinte novias, aparte de aquella a la que iba dirigida la carta.

Si alguna de ellas quisiera contactarme, ya sabe dónde me encuentra. 

#2 Imagen de Gabriela

Bueno la verdad la carta me pareció muy graciosa!!! ja jaaaa esa era la idea no??

Espero sea asiii,,

 

Un beso enorme:)

 

Y buena VIDA;)