Los chinos, la paz verde y Vitrubio

OPERARIOS RETIRANDO LA PANCARTA DE PROTESTA DE UNOS PIJOS RICOS

                                             Aeropuerto de Heathrow

A Borges el cielo y el infierno le parecían desproporcionados porque el ser humano no merece tanto, mi florista dice que jamás el búcaro más bello que la rosa y Vitrubio habla de una proporción divina donde cuatro palmas hacen un pie, seis palmas un codo y cuatro codos un paso.

Es obvio para mí que la muchachada de la pazverde nada sabe de Borges y Vitrubio y a la tienda de mi florista ni se acercan porque la dueña les olfatea a kilómetros y si se aproximan los ducha con un aerosol que se fabrica ella misma para exterminar a la temible araña roja que aterroriza a sus hermosas plantas y aniquila también parásitos sociales verdes.

Porque la lectura de la acción de greenpeace en el aeropuerto de Heathrow, jugando a poner un letrerito en la cola de un Airbus, para protestar por las malignas  emisiones de COcausadas por la apertura de una tercera pista invita a reflexionar sobre la proporción de las cosas. Sobre todo si al mismo tiempo que los nenes suben carteles a los aviones

EL GOBIERNO CHINO ANUNCIA LA CONSTRUCCIÓN DE 100 AEROPUERTOS 

Quizá sea útil esa reflexión, nos ayuda a subir al otero para divisar mejor el ombligo del mundo. Y que algunos descubran que no está, ¡ay, qué dolor!,  en la plaza de su pueblo.