El índice de masa corporal y su utilidad

La preocupación por el problema de la obesidad es, hoy día, un hecho frecuente y ello está motivado por dos tipos de razones, unas relacionadas con la salud y otras con la estética.

Además de la evidente disminución en la calidad de vida que la obesidad lleva consigo, los estudios epidemiológicos relacionan a ésta con el riesgo de sufrir diversas enfermedades cardiovasculares, diabetes, diversos tipos de cáncer, artritis, infertilidad, cálculos biliares, etc. Por otro lado, el ideal actual de belleza favorece evidentemente la delgadez y a ello se debe sin duda el desmesurado interés por las dietas de adelgazamiento.

La obesidad es la consecuencia inevitable del consumo habitual de dietas cuyo valor calórico es superior a las necesidades de energía del sujeto, es decir lo que se suele llamar balance positivo de energía. Cuando una persona consume habitualmente dietas cuyo contenido de energía es mayor que su gasto de energía, la energía sólo puede desaparecer en forma de calor o acumularse en el organismo en forma de grasa.

Habitualmente, la obesidad se identifica con el exceso de masa corporal, pero la obesidad debe definirse como exceso de grasa corporal y no sólo como exceso de masa. En la práctica, el exceso de masa va acompañado de un exceso de grasa pero no siempre es así. Los individuos con gran desarrollo esquelético y muscular pueden tener una masa superior a la normal pero no suelen tener exceso de grasa. Por el contrario, las personas de edad pueden tener un exceso de grasa corporal aunque su masa se encuentre dentro de los límites normales.

En el presente ensayo, trataremos de clarificar qué valores de masa corporal deberían ser considerados normales, lo que facilitará la toma de decisiones en el caso de que la masa actual quede fuera del intervalo formado por dichos valores. Los individuos de referencia son adultos, independientemente de su sexo y edad, con dos limitaciones: individuos muy musculosos, como los atletas, e individuos ancianos u otros, que tienen muy poca masa muscular.

El índice de masa corporal (IMC) (Body Mass Index, BMI) es un indicador fiable del contenido total de grasa corporal. El IMC queda definido por el cociente entre el valor de la masa corporal en kilogramos (kg) y el cuadrado del valor de la talla en metros (m).

Veamos un ejemplo: un sujeto tiene una masa de 82 kg y su talla es de 1,70 m.

El cuadrado de la talla es 1,7 x 1,7 = 2,89

Por lo tanto su IMC es 82 : 2,89 = 28,4

Si consultamos las categorías definidas para el IMC:

  • Peso normal = 18,5 – 24,9
  • Sobrepeso = 25 - 29,9
  • Obesidad = 30 ó más

Podemos comprobar que el sujeto en cuestión tiene sobrepeso. Si dicho sujeto desea liberarse del sobrepeso deberá estar dispuesto a perder por lo menos 10 kg. Con una masa de 72 kg su IMC tendría el valor de 24,9.

A continuación se presenta una tabla que indica para cada valor de altura el intervalo de valores de peso cuyo IMC queda incluido en la categoría correspondiente al peso normal.

La tabla fue construida comprobando para cada valor de altura qué valores de masa daban lugar a valores del IMC comprendidos en el intervalo 18,5 - 24,9 (incluidos los extremos).

Los cálculos se efectuaron con ayuda de la calculadora de IMC que hay en la página http://www.nhlbisupport.com/bmi/bminojs.htm.

Los valores de masa han sido redondeados suprimiendo las décimas. Si la décima alcanza el valor de 0,5 se suma una unidad. Esto quiere decir que cada valor de masa es en realidad un intervalo, por ejemplo, el valor de 66 kg representa el intervalo que va desde 65,5 kg hasta 66,4 Kg.

 

Comentarios

#1 Imagen de Isabelita

Buena información pero deberian ampliar un poco más el tema... FELICITACIONES