Aristóteles. Categorías

La lógica de Aristóteles está compuesta por seis tratados agrupados en una obra que conocemos como Órganon. El primero de esos tratados se titula Categorías, es una introducción.

Son categorías las cosas que se dicen sueltas. El tema merece consideración porque entretenemos los días diciendo o reflexionando sobre las cosas dichas.

Colocamos todas las cosas posibles frente a nosotros y nos armamos con un buen cuchillo. En el primer corte se han separado las cosas que existen y las cosas que se dicen. Nos interesan las que se dicen porque es en ellas donde se da la verdad y el error, nunca en las cosas que existen. El segundo corte muestra que esas cosas que se dicen pueden ir en combinación (un hombre corre) o sueltas (hombre). Empecemos con las sueltas. Las cosas que se dicen sueltas, o categorías, son solo diez: o una entidad, o un cuanto, o un cual, o un respecto a algo, o un donde, o un cuando, o un hallarse situado, o un estar, o un hacer, o un padecer. Hay que verlas una a una.

¿Y qué interés podría tener pararnos a considerar entidades, cualidades, cantidades y padecimientos? Las categorías cumplen la función de ladrillos en los discursos: dependiendo de cómo se combinen estaremos en lo cierto o en el error.

Comentarios

#1 Imagen de balsero1968

Mi buena amiga, para los ignaros como yo, una duda me corroe, ¿qué diferencia hay entre "un donde" y "un hallarse situado"?.

abrazos

r.

PS. Estoy con la Política que me pasaste, me vendría bien saber si hay alguna edición comentada profusamente. Ocurre que leo un párrafo y me digo uhmmm.....¿qué pienso yo de esto?, concluyo una cosa de mi cosecha, luego busco por ahí para poner a prueba mis conclusiones, es un método muy tedioso y lento que me fastidia.

#2 Imagen de Sintética

Dónde indica un lugar, los ejemplos de Aristóteles son: en el Liceo, en la plaza del mercado; el hallarse situado indica una posición, en este caso los ejemplos son: yace, está sentado.

Tengo pensado abundar en el tema, de hecho lo que se me ha ocurrido es colocar en valdeperrillos.com textos sobre todos los puntos fundamentales de los tres tratados más sencillos, Categorías, Tópicos y Refutaciones sofísticas. Intercalaré datos de los otros tres: Sobre la interpretación, Analíticos primeros, Analíticos segundos. Lo acabaré si no se interpone un trolebús y me subo a él.

Hay una legión de comentaristas de Aristóteles, todos grandes eruditos, pero Aristóteles es definitivamente el autor más manipulado de la historia. Entre la metafísica, el alma, la ética y la lógica, la lógica es, claro, la parte que menos polémicas —y sardinas— ha alimentado. En fin, no conozco ningún texto recomendable sobre la Política de Aristóteles ni tampoco a ningún autor. Siempre que puedo digo que hay que volver a leer a Aristóteles y luego aviso de que conviene tener claro que entenderle perfectamente no es algo que se pueda conseguir en poco tiempo, me temo que lleva más de lo que dura una vida larga. De hecho, todavía nadie ha conseguido entender perfectamente a Aristóteles, de tal manera que al presentar su lectura el auditorio exclamara: "¡Sí, eso era!". Tampoco si lo limitamos a un tratado completo. Si uno quiere citarle lo mejor es presentar una buena traducción del párrafo literal; si uno quiere discutirle lo mejor es venirse a valdeperrillos y plantearlo.

Un libro muy recomendable sobre Aristóteles, lo que para mí es lo mismo, el mejor libro que existe sobre Aristóteles, no trata la Política, pero le da un repaso a la Metafísica tan espectacular que con solo fijarse en el modo de leer de Aubenque, su autor, Aristóteles se vuelve un poco más asequible:

Pierre Aubenque, "El problema del ser en Aristóteles" , la primera edición es de 1962, la traducción al español la publica Taurus.

Es uno de esos libros maravillosos que conviene tener encuadernados, de esos que se hojean de cuando en cuando durante muchos años. Échale un vistazo, me parece que es probable que te guste:

http://www.4shared.com/file/125878939/15643af3/48563.html (haciendo clic en el botón "descargar ahora que aparecerá después de 40 segundos).

#3 Imagen de ALV

Hola, Sint. Al hilo del tema que has abierto se me ocurrieron un par de ideas, pero antes de exponerlas me gustaría saber tu opinión sobre las categorías aristotélicas. ¿Consideras que son inmutables, admiten modificaciones, pueden actualizarse o será mejor no tocarlas? Un abrazo. 

#4 Imagen de Sintética

Aristóteles hizo varias listas de categorías, Kant hizo la suya. Quien elaborara una lista de categorías o añadiera una modificación fundamental a cualquiera de las existentes estaría muy bien visto. 

Saludos.

#5 Imagen de Santo

En Kant, la lógica general, elemental o formal, esto es, la que expone leyes universales y necesarias del pensar prescindiendo de las cosas que existen, tiene una doble perspectiva:

  • Lógica general pura: se hace abstracción de todas las condiciones empíricas bajo las cuales actúa nuestro entendimiento (influjo de los sentidos, imaginación, memoria, costumbre).
  • Lógica general aplicada: se dirige a las reglas del uso del entendimiento bajo condiciones empíricas subjetivas.
 
La Filosofía y la ética están del lado de lo universal y necesario; la Historia, del lado de lo particular y lo contingente. Parece que Kant intenta conciliar ambas perspectivas de la lógica admitiendo un principio trascendental.
 
Si esto es así, interpretar la Historia de la Humanidad desde la lógica general pura, puede no casar con las reflexiones kantianas sobre la Historia.
 
-------------------- 
Fuentes:
Rogelio Rovira, Kant ante la verdad como hija del tiempo http://www.ucm.es/BUCM/revistas/fsl/00348244/articulos/RESF8788110105A.PDF
Rogelio Rovira, Las divisiones de la filosofía práctica de Kant http://www.ucm.es/BUCM/revistas/fsl/02112337/articulos/ASHF9292110079A.PDF

--------------------

 

PS: tengo dudas de la pertinencia de este comentario ubicado en este hilo; si es mejor que figure en los hilos sobre el Progreso, muévase ahí por favor.

 

#6 Imagen de Sintética

No parece que uno pueda interpretar ni la historia de la humanidad ni nada de nada desde la lógica si se ignoran las nociones elementales de la lógica. La serie que inicio con este hilo no trata de interpretar la historia sino de presentar la lógica.

Por otra parte, pretender que adquirir la habilidad de interpretar entender la expresión "Todo S es P" se parezca en algo a embarcarse en la empresa de "interpretar la historia de la humanidad en clave lógica", es un tanto exagerado.

#7 Imagen de ALV

Respecto a las cosas que se dicen sueltas o categorías aristotélicas, que según el Estagirita son diez, yo las reduzco a dos: ser/estar y hacer. El resto, incluyendo la entidad, son contingentes respecto de ser/estar y hacer. Al representarse como verbos, ser/estar y hacer son categorías que presuponen un sujeto esencial (esencial en el sentido de generador privilegiado de acciones y omisiones). Los cuánto, dónde, cuáles, etc, son modos que determinan al sujeto categorial implícito en ser/estar y hacer. 

Pero claro, éste es un apunte provisional que requiere más estudio.

 

#8 Imagen de Pablo

Entiendo que las categorias son los posibles diferentes modos de definir al ser (que es alto, que trabaja, que está enfadado, etc).

¿En que categoria entraria "me cae bien"?

Quiero decir si un ser, para mi, no tuviese mas definición necesaria que "me cae bien" (a mí), intuyo que es una buena persona, pero no le conozco de nada.

#9 Imagen de Sintética

Un ser es algo señalable. Puedo definir cosas que no son señalables, como un color. Los seres están en la categoría de la entidad, los colores en la de la cualidad, las definiciones se dan dentro de todas las categorías.

Dicho así “como un ser cuya única definición necesaria es caerte bien a ti”, va a la categoría de la cualidad: tu mente es afectada por una cualidad de ese ser, lo que tú dices de él se refiere a esa cualidad que te afecta. Lo que encajamos en la cualidad es lo que dices de él, no a él, que, además de lo que sea para ti, es algo más por sí mismo. Eso que es por sí mismo cabe en la entidad.

Dedicaré textos a las categorías de la entidad, la cualidad, la cantidad, lo respecto a algo y la actividad y la pasividad, son los apartados que completan el tratado. Ahora estoy redactando el de la entidad, y, dentro de él, las definiciones. Me temo que va a llevarme un rato.

#10 Imagen de Invitado

a)   Que la separación entre lo experimentado y lo razonado mediante las categorías mentales o lingüísticas deba tener un corte tan nítido. Perdona la ignorancia mía  y el abrupto sintáctico de lo que sigueJ:

Tiene que haber alguna conexión otra que la lógica entre lo que es y el pensamiento formulado a partir de simbolizaciones que son atajos que son simplificaciones que implican exclusiones de otras posibilidades que existían en lo real pero que hemos cegado a la comprensión completa por urgencia razonable de inteligibilidad (necesitamos comprender para sobrevivir, y rápido.) No sé cuál es ese mecanismo que yo encuentro a faltar, otro que la gramática, como nexo entre el ser y la explicación o expresión del estar, pero nebulosamente lo supongo en una indeterminación  mental expresable tal vez mediante el arte en algunas circunstancias. ( Ingentes posibilidades del oscuro dominio matemático/probabilístico/infinito que rechazamos por impotencia.)

b)¿Tal vez era eso lo que mosqueaba a Aristo y distinguió entre lo que no se puede saber y la resignación a un método brillantísimo pero acotado por el lenguaje, que al fin y al cabo es  mejor herramienta que la garra, los colmillos o la duda paralizante que nos extinguiría como seres razonables?

Aceptaré cualquier castigo, incluido tu silencio, salvo que me pidas que amplíe o explique lo que me ha salido a bote pronto.

Gracias por la referencia de la obra de Aubenque. ¡Ya la he bajado! Mil gracias.

Leí todo lo  del progreso, pero muy rápido. En Valdeperrillos  cruzáis el paisaje como un tren y yo me identifico con los postes.

Nota pequeñita: No he bebido. Es que ayer a las 6 pm, acabé la temporada. Voy y me encuentro con Aristóteles, explicado por Sinte. Os seguiré desde Kerala. Josetxo.

#11 Imagen de balsero1968

 Amigo alfarero que el viaje sea feliz.

balsero

#12 Imagen de Sintética

a) Además de las palabras o de los conceptos, entre lo que es y el pensamiento, está la sensibilidad, los sentidos. No hay duda de que el arte expresa, tal vez coincides conmigo en que es una herramienta comparable a las palabras; sale de dentro, pero la sensibilidad sigue el camino contrario. Vaya, que el arte está en el lado del pensamiento, en mi opinión.

b) No es una distinción exactamente, se trata de dejar claro el objeto que se va a estudiar, no las cosas que existen, las que se dicen. Los eruditos lo achacan a un mosqueo descomunal (aristotélico nada menos) con los sofistas. Entre otras novedades introdujo el lenguaje significativo, las palabras como signos de las cosas.

Y c) Esto del castigo que dices, ¿no se deberá a esa etiqueta de señoritinga entarimada que me han colocado ese par conocido como Santojito y LunaBruna?, espero que no, pero si es así te diré que no lo dijeron porque lo crean sino porque se sintieron atrapados y optaron por el recurso ad hominem, ayúdame a quitarme la etiqueta: ¡no piques! Ahora bien, o abres un blog en valdeperrillos y nos colocas fotos de ese pedazo de cosas que haces o te pediré media docena de veces que expliques y amplíes y amplíes y expliques. Palabras o cosas: escoge.

¡Que te diviertas en Kerala! A ver si mañana redacto la categoría de la cantidad, es que es un poco aburrida.

 

#13 Imagen de alfarero

(Bien, éste era el mensaje original; no me aclaro cómo ha podido llegaros amputado. Alfarero transformado en Invitado. No es el segundo mensaje, es el tercero, con lo que ya creo que es como el pescado al tercer día. Un día lograré machacar la maquineta y los avances tecnológicos morirán bajo mi sarcasmo. Lo de las jotas perdidas (J) es una petarda señal de sonrisa (icono) que me sale mal desde mi office portable en lengua portuguesa. Primero sale un disquito lunar sonriendo y cuando lo pego al cuadrado de comentario me sale la J. Menos mal que no añade puntos suspensivos. De cualquier manera, Sinte, que el mensaje te ha llegado a trozos y había en él una alusión a ALV, lo vuelvo a enviar para que esté completo y se diluya la ilusión colectiva que había en el pueblo un alfarero versado en clásicos. Efectivamente, los leí (muchos), aunque no todos; amé muchos, aunque no todos, aunque, probablemente, ni los leí ni los amé con el aprovechamiento adecuado; pero trato de defenderme porque me apasiona la relación realidad/objeto con sentimiento/pensamiento.

Te respondo al revés: La respuesta a tu amable respuesta que está en otra parte se sitúa por encima del texto en el que se pregunta por primera vez, que es la segunda que sale de mi ordenador, pero es la tercera vez que lo intento. Esto cansa.

No puedo escoger entre palabras y cosas, Sinte. Si tú eres capaz de escoger entre palabras y cosas, o no vives o vives en las palabras, que es lo mismo que no vivir, o como mucho vivir por procuración. A menos de que prefieras las cosas pero te aten las palabras. Mi obra de "cosas" ahora está suspendida en el mejor de los casos. Por razones económicas, se entiende.  Es doloroso para mí exhibir algo y decir: este soy yo y ya estoy muerto.  Debería cambiar de avatar. Como lenitivo, tengo algún texto, que no necesita local, ni cocción, y me consuela (nací textual, con manos hábiles; todo un lujo según los tontos.) Por ello podría abrir, efectivamente, una tienda en el pueblo. Una tienda mixta de ser y hacer pequeñitos. Condesciendo a ponerte alguna foto, y te seguiré en tu proposición de castigo: aquello de que me explique y amplíe; para ello seguiré tu discurso en la medida de mis posibilidades.

Tienes mi ayuda.  Pero Luna es del Barça y me cae guay, incluida su esgrima. Santo me va llamar pelota de nuevo, mejor que no se entere. Balsero, psé, ya me ha deseado un largo viaje.;-)

Os leo. ( A ver, os leo a casi todos, pero no voy a enumerar.)

 

 

 

 

Saludos,  Sinte. Agradezco que hayas comenzado un sujeto desde el principio. Tengo algo de esperanza de comprender algo más sobre este tema que tenía arrinconado.
(Este es un segundo mensaje, el primero se lo ha engullido el capcha, directamente, y ha pasado a mejor vida. Horror. Me temo que quedaba más fresco que éste, de copiapega.
 No te formalices con mis opiniones, son las de un alfarero que sintió,  leyó algo, comprendió muy poco y lo olvidó como se olvida uno de limpiar la ceniza de la chimenea. ¡Ay, ese soplo de Valdeperrillos sobre la brasa que creíamos extinta!
De entrada me apuntaría a la reflexión de Alv (¡un saludo!) en el sentido  de resolver el tema entre ser/estar y hacer. Yo apuntaría más fino  aún y comenzaría por la distinción entre ser y estar. El ser no tiene contradicción. El ser no puede no ser, no lo digo yo, lo dijo ya Parménides. Se puede arropar con cualquier discurso sobre su naturaleza y su explicación pero no se puede negar; es lo que existe, y no necesita demostración. De hecho al ser mencionado, al ser dicho, al ser pensado, ese ser entraría en la categoría de lo que necesita demostración. Esto sería una contradicción flagrante con la naturaleza verdadera del ser, que no necesita ser pensado sino que puede ser experimentado. Si por añadidura, deseamos explicar y estudiar la sensación de experimentar el ser por medio de la razón (contradictoria, la cosa), está muy bien, y a ello creo que van dirigidos los sudores de Aristo y tantos otros.
Todas las demás clasificaciones por “entidades” yo las reduciría a sus relaciones con el estar, aunque hubiera que ampliarlas y categorizarlas a posteriori. Salvo la apertura “entidad” de la que no tengo seguro su significado (tú me ayudarás) y “cual” (que indica una diferenciación=separación), todas las demás pueden ser orbitadas en torno a estar y, si no me equivoco, vinculadas a las nociones de espacio y tiempo, aunque esto fuera discutible en términos de grado. Son pues, a mi entender, circunstancias  que se añaden a la noción de estar—que por otra parte son imprescindibles para que estar sea inteligible; no se puede estar, así, a secas, hay que estar, efectivamente, de algún modo.
 Esto no me está saliendo tan fresco, (lo siento) pero apunto una duda y una pregunta:
Que la separación entre lo experimentado y lo razonado mediante las categorías mentales o lingüísticas deba tener un corte tan nítido. Perdona la ignorancia mía  y el abrupto sintáctico de lo que sigueJ:
Tiene que haber alguna conexión otra que la lógica entre lo que es y el pensamiento formulado a partir de simbolizaciones que son atajos que son simplificaciones que implican exclusiones de otras posibilidades que existían en lo real pero que hemos cegado a la comprensión completa por urgencia razonable de inteligibilidad (necesitamos comprender para sobrevivir, y rápido.) No sé cuál es ese mecanismo que yo encuentro a faltar, otro que la gramática, como nexo entre el ser y la explicación o expresión del estar, pero nebulosamente lo supongo en una indeterminación  mental expresable tal vez mediante el arte en algunas circunstancias. ( Ingentes posibilidades del oscuro dominio matemático/probabilístico/infinito que rechazamos por impotencia.)
b)¿Tal vez era eso lo que mosqueaba a Aristo y distinguió entre lo que no se puede saber y la resignación a un método brillantísimo pero acotado por el lenguaje, que al fin y al cabo es  mejor herramienta que la garra, los colmillos o la duda paralizante que nos extinguiría como seres razonables?

 Aceptaré cualquier castigo, incluido tu silencio, salvo que me pidas que amplíe o explique lo que me ha salido a bote pronto.
Gracias por la referencia de la obra de Aubenque. ¡Ya la he bajado! Mil gracias.
Leí todo lo  del progreso, pero muy rápido. En Valdeperrillos  cruzáis el paisaje como un tren y yo me identifico con los postes J.
Nota pequeñita: No he bebido. Es que ayer a las 6 pm, acabé la temporada. Voy y me encuentro con Aristóteles, explicado por Sinte. Os seguiré desde Kerala. Josetxo.

 

#14 Imagen de balsero1968

 Mi caro amigo, quizá no debí parafrasear a Kavafis en día de difuntos

b.

#15 Imagen de Santo

Estimado Josetxo

Tengo dos noticias que darte.

1) Mario Conde dice a diario en su blog que "la palabra no es la cosa", y este hombre es el filósofo de mi generación, comprenderás que lo siga encandilado.

2) Karlos Arguiñano últimamente le echa nuez moscada a todo, y me preocupa porque en casa no tengo nuez moscada. Compré un botecito de piñones, a dos euros y pico, lo cual es tristísimo, porque hace años iba con mi abuelo al pinar. Cogíamos piñas, las asábamos y sacábamos los piñones uno a uno. Y ese olor a piñón asado de mi juventud lo elevaría a nivel de categoría aristotélica, por muy errado que estuviese : )

Saludos

 

 

#16 Imagen de Sintética

Contesto al amigo alfarero, comentario #13.

En general, de una vez por todas, no puedo escoger entre palabras y cosas, pero en las situaciones concretas es más que posible. Cada vez me sobran más cosas y echo en falta más palabras. Echo en falta palabras que no conozco, pero las busco, y otras que casi nunca escucho. La frase que escoges está dentro de un párrafo en el que te advierto, en broma, de que o nos muestras el pedazo de cosas que haces o te pediré palabras y palabras. Dices que ya no es y esto es inapelable, se suma además que de ninguna manera tienes que darnos nada, así que no volveré nunca a insistir en ello, no obstante, conste, si en algún momento cambias de idea y necesitas mi ayuda para la cosa técnica de copiar y pegar no tienes más que decirlo.

Acepta que bien podría ser que LunaBruna fuera del Barça y yo no fuera una maestrilla entarimada.

Caso resuelto, vamos al grano.

Te sumarías a la distinción ser/hacer que propone ALV. De lo que es (en tanto que es) se ocupa la metafísica; de lo que es esto o aquello, las distintas ciencias; de lo que se hace, la ética. Esta serie va de lógica, sobre lo que se dice.

El ser es, el no ser no es, no hay nada que demostrar, dices. Sin duda. Pero, mientras que en el ser que es efectivamente no cabe verdad ni falsedad, en los discursos ocurre otra cosa. Necesitamos un método para distinguir los discursos verdaderos de los falsos, esto es la lógica.

Puedo estudiar por separado razón y experiencia, tengo la certeza de que de hecho no se dan nunca la una sin la otra: o proceso lo experimentado o es como si no hubiera existido.

La clasificación es por categorías, son distintas cosas que se dicen. Hay varias categorías, la primera es la entidad (o sustancia, o substancia, de sub-stantia, subyacer, soportar), todo lo que se dice es en relación con la primera: o son entidades o se refiere a entidades. Con el añadido fundamental de que lo que se llama con propiedad “entidad” es siempre un “esto”: la cosa individual que puedo señalar con el dedo, es muy gráfico. Esa parte la he contado ya en el texto sobre la entidad, está aquí: http://valdeperrillos.com/blogs/sintetica/categorias-entidad

Entre lo que es y el pensamiento, además de los conceptos, media la sensibilidad, los sentidos. La lógica va bien para decidir el valor de verdad de lo que se dice.

“pero nebulosamente lo supongo en una indeterminación mental expresable tal vez mediante el arte en algunas circunstancias”, dices.

Ex-presar. ex significa siempre hacia afuera, sacar. Veamos si estamos de acuerdo. Lo que es está por ahí, en el mundo, alguien lo percibe, puede expresarlo mediante palabras o mediante alguna creación artística. La sensibilidad sería la capacidad que permitiría captarlo, algo común a las expresiones oral y artística. Es seguro que la lógica no tiene nada que decir de la obra de arte, como no lo tiene de este hombre individual que llamaremos Matías o Sócrates; tampoco puede pretender excluirlo, la lógica simplemente se aplica a lo suyo, las proposiciones, lo que se dice. Una vez completada, la obra de arte se convierte en un esto, ya la podemos señalar, ahora corre la suerte de las cosas que son.

Es seguro que uno de los motores de la lógica son los discursos de los sofistas. Platón, en general, no siempre, les despreció; Aristóteles explicó que una cosa es despreciar y otra refutar, que contra los sofistas lo conveniente es la refutación, y elaboró la lógica. No hay resignación en la lógica de Aristóteles, todo lo contrario, es un esfuerzo descomunal para aislar, describir y prevenir. Vaya, yo lo entiendo así, es seguro que puede entenderse de otro modo, pero es que hay docenas de frases en ese sentido en su obra, esto es, seguramente su desagrado por las proposiciones sofísticas no fue el único motivo de su obra, pero es sin duda el principal.

Gracias por tu interés.

El título de este comentario es la proposición 6.522 del "Tractatus logico-philosophicus", de Wittgenstein.

-------

Nota. 

El problema que ha ocurrido con el envío de tus textos es que seguramente le estaba llegando al sistema algún código nefasto de esos que introduce Word a gogó y ha optado por eliminarlo cortando por lo sano. He añadido un botón a la versión para invitados del editor (señalado con una flecha en la imagen de la izquierda). Permite eliminar solo el código y conservar el texto sin formato de modo que el sistema lo acepte. Para usarlo debes hacer clic en el cuadrado para teclear el texto como siempre, pero en vez de pegar desde Word sin más, haz clic en el primer botón de la izquierda, entonces aparecerá una ventana pequeña en la que podrás pegar el texto que se filtrará. Pierdes el formato que trajeras desde Word (negritas, cursivas...) y la separación entre párrafos que verás es solo aparente, se perderán también si no vas al final de cada párrafo y presionas intro antes de enviar el texto.
 

#17 Imagen de alfarero (de verdad)

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Table Normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:"Times New Roman";
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:"Times New Roman";
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

Balsero:  No me di cuenta de la aproximación. Hago muy mío a Kavafis... y a Elitis, otro que adoro. Del primero recuerdo siempre aquello de que los bárbaros se hacen necesarios. Lo difícil es recordarlo cuando están a las puertas de tu casa(c02). Era un comentario a tu deseo que tomé a bien, por supuesto. Será largo, aunque no es nada del otro mundo irse a otro mundo ciento un días. Lamentaré no disponer siempre de la web, aunque no se sabe, ahora al lado del hambriento casi siempre hay wifi. No pretendo estar realmente 'de vacaciones,' con lo que me llevo, entre otras cosas, la dirección de Valdeperrillos en caso de extrema urgencia: ¿Para cuándo un pasaporte del pueblo? Volveré muy delgado. No es la primera.  Tú sigue.

 

Santo: Si el señor ha llegado tan alto y se repite incesantemente en su blog será que es un devoto. Ora pro nobis.

             Aristóteles no tiene nada que ver con los piñones torrados, eso me lo ha dicho Sinte por lo bajinis y  me ha abierto la esperanza  explicándome que entre lo que se toca  y lo que se piensa hay un término medio que es la sensibilidad. Un servidor es tan sensible que efectivamente, admite, comete y promete errores. Es más, los apoyo, porque sin ellos el mundo no tendría piñones ni guapas que se equivoquen. El mundo de la sensibilidad, puente mágico para ir de la palabra al ser y viceversa, por muy poco lógico que sea, es de lo poquito que nos queda. Mañana, cuando nos implanten un 'bioclip' para espantar lo irracional estadístico, tú y yo nos dejaremos barba y, sin lavarnos, aguantaremos el chaparrón de los mandarines manchúes. Otra vez vendrán  los bárbaros, ya ves, los necesitamos. Yo tengo suerte, soy más viejo que tú y los aguantaré menos tiempo ;-) nos leemos.

 

Sinte: Lo que me dejas claro, que yo no sabía, es que parte del empeño de Aristóteles en intentar codificar el discurso fuera  la consecuencia  de una reacción hacia los sofistas. Aclara bastante sobre un hecho poseer alguna luz sobre las motivaciones que pudieron situarse en la raíz.

      Cuando mencioné el concepto de resignación me refería a ello aunque confusamente y sin saber: cuando se nos acorrala y optamos por la huída o por la lucha, resulta que tomamos decisiones aparentemente basadas en la reflexión, ésta a su vez no puede dejar de tener un nexo con la experiencia, pues toda reflexión es en parte importante fruto de la memoria de experiencia y ficción proyectiva. Si la ficción es verbalizada y lógica (¿podemos pensar sin lenguaje?) se hace necesaria una correa trasmisora que a su vez parta de la lógica para poder hacer práctica esa  actitud. ¿ Cuántas veces en nuestra vida cotidiana reflexionamos duro para luego tomar la dirección más arbitraria, porque nos da la "corazonada"? Por ello digo que Aristo, razón de más saber que no podía oler a los sofis, tuvo que sudar lo suyo para alejarse de su naturaleza humana ( nunca, desde luego nos alejamos excesivamente, al final volvemos a lo que somos, no a lo que pensamos) y bregar con el lenguaje, categorías, etc. Bienvenido al club de los inconfortables. Eso reconozco que difícilmente se le puede llamar resignación.

Gracias por todo esto. Abre puertas. Intento lo del Blog este fin de semana; la que viene ya no estoy.  Lo que me hacéis sudar, majos;-)

 

#18 Imagen de Blopa

¿Existe alguna manera de bajar gratis la lógica de Aristóteles?