Espíritu del Bosque

El dióxido de carbono, CO2,  es uno de los primeros gases que la humanidad supo distinguir del aire.

En el siglo XVII nuestro amigo Jean Baptist Van Helmont se dedicó a quemar carbón vegetal. Comprobó que las cenizas restantes pesaban menos que el carbón original.

Atribuyó lo sucedido a una transmutación del carbón en una sustancia invisible a la que denominó

  • Spiritus Silvestre

Nuestro gas.