Propiedad

Daños a la propiedad

La cuestión es igualmente clara si nos referimos a daños en las propiedades causados por las emisiones habituales de CO2. Las emisiones de CO2 no dañan la propiedad.

Existen fantasías y escenarios aterradores sobre como el dióxido de carbono dañará nuestra civilización. Por ejemplo

  • Mucha gente arguye que la elevación del nivel de los mares podría destruir ciudades. A pesar de las actuales emisiones de CO2 lo cierto es que el nivel de los océanos crece entre 1 y 2 milímetros por año. Esta tendencia no va a destruir ninguna ciudad en un futuro previsible, incluso si se acelera, por alguna razón desconocida, por un hipotético factor de 5 ó más.
  • Se ha sostenido que las emisiones actuales de CO2 podrían ser responsables del incremento en número e intensidad de los huracanes. Es obvio que los huracanes sí dañan las propiedades. Pero las concentraciones de dióxido de carbono no han disminuído y sin embargo el año 2006 ha tenido la temporada de huracanes en el Atlántico más tranquila en 10 años.