El mapamundi. Cartografía de la vuelta al mundo

CARTOGRAFÍA DE LA VUELTA AL MUNDO

La conquista del Pacífico

1544, Mapamundi portulano de de Battista Agnese incluyendo el trazado de la trayectoria que siguió la expedición de Magallanes en su viaje de circunnavegación de la tierra. Este cartógrafo genovés parece ser el único que dio crédito a los pilotos y marineros que afirmaban una larga distancia entre el nuevo mundo y el lejano oriente y un perímetro de la tierra mucho mayor de lo que se suponía.
***

La cartografía de la segunda mitad del siglo XVI estuvo ligada a los viajes de exploración transoceánicos, al conocimiento de nuevas tierras y a la necesidad de armar y componer una visión cosmográfica real de todo el planeta y su imponente variedad a medida que todo ello se iba descubriendo.
A pesar de que Colón nunca llegó a reconocerlo, pronto los exploradores del Nuevo Mundo aceptaron que lo descubierto no eran las Indias orientales sino un nuevo continente que habría que explorar y descubrir, pero que de momento se interponía incómodamente entre Europa y Asia, que era el verdadero paraíso buscado. En la carrera por la ansiada conquista de oriente, Castilla llevaba desventaja. Los portugueses habían circunnavegado África y entre 1498 y 1515, habían establecido factorías y rutas comerciales en India y China, y además habían llegado a las Islas Molucas, las Islas de las Especias, desde donde se importaban las especias más valiosas: la nuez moscada, la macis y el clavo.

 

1529. Diego Ribero. Es una lámina muy original que delimita las zonas de influencia portuguesa y la española suponiendo que la separación es el antemeridiano de Tordesillas. Según este mapa, las apetecidas islas Molucas –Islas de las Especias- quedaban en territorio español. En la parte portuguesa (la de la izquierda) junto al barco hay una leyenda que pone “vengo de maluco”, en la parte hispana, en cambio, bajo el barco puede leerse “Voy a maluco”.
***


Esto ocasionaba un nuevo e importante problema diplomático entre España y Portugal, pues se daba por hecho que las islas Molucas estaban al oeste del antemeridiano de Tordesillas, por tanto en territorio de influencia hispana, sin embargo los navegantes españoles no podían llegar a ellas pues, según los tratados de Alcaçovas primero y el de Tordesillas después, la ruta africana estaba vedada a los españoles. Las expediciones castellanas tenían que navegar hacia occidente, y el nuevo mundo, cuyas dimensiones e importancia aún se desconocían, se interponía en el camino. Solo podían acceder al pacífico, al que entonces llamaban Mar del Sur, desde el nuevo continente.

Necesitaban encontrar un paso navegable que les permitiera sortear América y acceder a Asia y a las riquezas de oriente. Recordemos, además, que todas las referencias conocidas indicaban un tamaño de la tierra mucho menor al que realmente era. Por tanto el océano pacífico sería presumiblemente muy estrecho y el destino ansiado debía de estar muy cerca. Con esta idea se lanzaron los exploradores a buscar el paso que les conduciría a oriente.


1565. Copia de Paolo Forlani sobre un mapa realizado en 1546 por el cosmógrafo Giacomo Gastaldi. Muchos nombres de diversas localizaciones americanas, por ejemplo, California, aparecen en este mapa por primera vez. Era frecuente en este tipo de mapas con sucesivas reimpresiones a partir de una plancha original, añadir en las distintas reproducciones los elementos decorativos. Esta es una copia ricamente iluminada en la que se han reflejado diferentes tipos de embarcaciones, monstruos marinos y animales fabulosos poblando las partes menos conocidas del orbe y de los mares. Cartográficamente, su aspecto más destacable es, junto a la representación de un gran continente austral aún desconocido, la decidida seguridad con la que prolonga por el noroeste el continente americano para unirlo con las Indias Orientales.
***


En Septiembre de 1519 una expedición comandada por Magallanes y compuesta por cinco naves y 250 hombres, inició la empresa de encontrar la ruta que permitiera sortear América y llegar al Mar del Sur y a las Islas de las Especias. Fue largo encontrar el paso y peligroso atravesarlo, transcurrió más de un año antes de que el 27 de noviembre de 1520 consiguieran doblar al fin el extremo sur del continente americano y llegar al océano que llamaron Pacífico. La ruta resultó manifiestamente inútil. Demasiado al sur para resultar rentable y demasiado difícil remontar el océano para llegar a las islas asiáticas apetecidas a pesar de contar con la ayuda de los vientos alisios y de la corriente de Humbolt. En el año 1525 una segunda expedición tardó cuatro meses y medio en cruzar el paso entre el Atlántico y el Pacífico, a partir de entonces se recomendó abandonar la ruta que era demasiado larga, demasiado lenta y además no permitía la navegación en sentido opuesto.

Cinco siglos después, la circunnavegación de la tierra es aún una empresa complicada.

 


1565, Copia de Giovanni Battista Ramusio sobre un mapa de Giacomo Gastaldi realizado en 1556
***

Los conocimientos heredados de Ptolomeo establecían que el círculo máximo de la tierra era de 29.000 kilómetros, 11.000 por debajo de la medida real. Todos aquellos kilómetros insospechados estaban en el océano pacífico, cuya anchura máxima es de unos 17.700 km. A ellos tuvo que enfrentarse la expedición de Magallanes y aunque aquel dramático viaje, y también los posteriores, pusieron de manifiesto que el continente americano era vastísimo y que el océano Pacífico era un mar inmenso y desafiante, la mayoría de los cosmógrafos y los cartógrafos, convencidos de que los pilotos y marineros que explicaban tanta enormidad eran ignorantes y carecían de rigor científico, siguieron pensando durante años que las medidas eran mucho menores a las reales, de tal manera que apenas hay mapas anteriores al siglo XVII que reflejen la verdadera dimensión de las zonas del mundo que se iban descubriendo.

 


1598, Lámina del atlas de Abraham Ortelius correspondiente a los Mares del Sur
***

El viaje de Magallanes no resolvió el problema de encontrar una ruta practicable desde Europa hasta Asia viajando hacia el oeste, así que la exploración del Pacífico por parte de los españoles, hubo de realizarse en adelante desde los puertos de Nueva España y de Perú. Esto no resultó difícil. En 1527, una expedición comandada por Álvaro de Saavedra, aprovechando los vientos alisios del noroeste, llegó en pocas semanas desde México hasta las Filipinas. El problema era el regreso, todo intento de regresar a los puertos de partida terminaban fracasando y todo parecía demostrar que el nuevo gran océano solo era practicable en una dirección. 


 

1570. Fragmento del atlas de Ortelius en el que se dibuja la costa de California justo enfrente y a una distancia irrisoria de Japón.
***

El hallazgo de una ruta de regreso a Nueva España efectiva y segura, no se produjo hasta la década de los sesenta, y corrió a cargo del experto navegante Andrés de Urdaneta. Para conseguirlo, zarpó desde las Filipinas en Junio de 1565, impulsado por el monzón del verano, y viajó rápidamente hacia el norte hasta encontrar primero la corriente del Japón y después, más arriba, la corriente del pacífico norte, que vira hacia el este y regresa al continente americano. El viaje de Urdaneta, fue larguísimo; se recorrieron cerca de 18.000 kilómetros e invirtieron en recorrerlos algo más de cuatro meses, pero estableció una ruta viable y, a pesar de que algunos cartógrafos siguieron empeñados en acercar más de lo justificable ambos continentes, dejó prácticamente zanjado el tema de la enorme extensión del océano Pacífico por encima del ecuador.

-Más al Sur-

A La conquista del Pacífico le faltaba aún un importante paso: viajar hacia el sur para encontrar el enorme continente austral desconocido y todos los misterios y prodigios que presumiblemente contenía. En 1567 el gobernador de Perú dio orden a Alvaro de Mendaña, su sobrino, de que descubriese la parte incógnita y encontrase los tesoros improbables que allí existieran. Zarpó la expedición del puerto del Callao navegando hacia el sur por un océano del que no existían cartas de marinar ni demasiados conocimientos de rutas y navegación. Los portugueses ya habían descubierto Nueva Guinea y se hablaba de islas tan ricas en oro que en ellas estaban las verdaderas minas del rey Salomón. Pasaba el tiempo y escaseaban el agua y los alimentos; cuando ya parecía que la misión iba a fracasar, llegaron al archipiélago situado al sur de Nueva Guinea. La cosa no resultó, no había minas de oro ni recursos extraordinarios y además los indígenas resultaron violentos y belicosos. Incluso se dio por hecho que eran caníbales. Además, no iba la expedición dotada de instrumentos fiables para fijar la latitud y la longitud, de tal manera que abandonaron las islas y en los siguientes veinticinco años no volvieron a encontrarlas. A pesar de ello les dieron el nombre de islas Salomón y quedó la conciencia general de que albergaban grandes tesoros.

 


1593, Cornelius de Jode, Lámina del este de Australia, Nueva Guinea y las Islas Salomón. Esta lámina manifiesta que al fin se había aceptado la inmensidad del océano y por primera vez se representa esta parte del mundo en una lámina independiente, separada de las Islas asiáticas.
***


A principio del siglo XVII, la expedición capitaneada por Pedro Fernández de Quirós, visto que las Islas Salomón se mostraron manifiestamente esquivas, decidió viajar más al sur con el objetivo de encontrar la Terra Australis, un gran continente de cuya existencia no se dudaba, pues resultaba imprescindible para equilibrar las masas continentales de ambos hemisferios. NO encontraron el enorme continente austral, pero en 1606 llegaron a una isla mucho más grande que cualquiera de las descubiertas hasta el momento, a la que llamaron Australia.
No es sin embargo descartable que los portugueses hubieran llegado a las costas australianas antes de esta fecha. En una nota manuscrita al pie de la siguiente lámina del Atlas Vallard, de 1547, aparece escrito “Primer mapa de Australia procedente del Atlas de Nicholas Vallard”.

Claro que ahí no pone cuándo ni quién escribió esa nota.

 

***

 

Subir al inicio

 

Comentarios

#1 Imagen de balsero1968

Qué maravilla Luna, ¡genial!

r.

#2 Imagen de Evocid

Estoy de acuerdo con balsero. Esto es impresionante.

#3 Imagen de Mr.Mac_Anna

 estupendo trabajo, felicitaciones.

#4 Imagen de LunaBruna

Gracias, me alegro mucho de que os haya gustado.

:)

#5 Imagen de agrocibe

Estimada Luna, tengo en mi poder un libro limitado que me han regalado hace un año o así de la primera vuelta al mundo de Magallanes-el Cano, traduccion del diario de Antonio Pigafetta que merece la pena leer. Viene con unas ilustraciones y mapas bastante chulos de este tipo que pones aquí.

concretamente,hay uno de Joan martines interpretado por Angel Roncero superbonito en color y hay otros que venían a parte en cartucho.

Si te interesa y no los tienes, puedo escanearlos y te envío  el documento. (lo de ponerlo en los post me resulta un tedio muy grande)

Saludos!!

 

#6 Imagen de Lois

Buen trabajo, enhorabuena.

Hay un libro que no sé si conocerás, imprescindible. No lo tengo a mano, y tiro de memoria para tratar de dar datos. Se llama algo muy parecido a "Historia de los descubrimientos  españoles en el pacifico". Lo venden, o vendían, o en el  Ministerio de Defensa, o en el Museo Naval. Estaba financiado por la Fundación Banesto. Editado hace unos años; no muchos. Los autores eran tres oficiales de marina, historiadores también. Y eran tres tomos muy grandes.

Daban cuenta de todos los descubrimientos españoles en el Pacífico, usando to mucho que habían encontrado de los relatos y cartas oficiales originales, y comentando los aspéctos náuticos y geográficos desde los conocimientos de hoy.

Una maravilla.

 

#7 Imagen de LunaBruna

Estimado Agrocibe,

Agradezco muchísimo tu oferta. Me encantaría poder echar una miradita a esos mapas de los que me hablas pero no sé si será un abuso aceptar tu oferta, pues me consta que escanear es pesadísimo (de hecho me da tantísima pereza hacerlo que es lo que más retrasa la evolución de mis trabajos).
Del atlas de Joan Martines tengo unas reproducciones magníficas que encontré en el scriptorium digital de la universidad de Berkeley, pero si tienes otros que pudieras escanear sin dificultad, o sea, sin forzar el libro y sin urgirte enabsoluto, estaré feliz si me los haces llegar. Me quedan todavía muchos temas que desarrollar. Tengo al menos un capítulo más para terminar el de la cartografía de la vuelta al mundo –el Índico y el Atlántico sur- y, calculo, otros dos para comentar las Cosmografías y los grandes Atlas de los siglos XVI y XVII.

Y también, revisar lo que ya he puesto, pues algunos capítulos son bastante mejorables. Cualquier mapa es bien venido. Gracias por tu ayuda.


 

#8 Imagen de LunaBruna

Gracias por tu comentario, Lois.

Me alegro de que te guste el trabajo. No hace demasiado tiempo tuve ocasión de ojear (y hojear) la obra que me comentas y sí que es un trabajo importante, pero lamentablemente tampoco la tengo a mano. Algún día alguien que me quiera mucho, quizás yo misma, me lo regalará...

#9 Imagen de 68 y medio

Creo que sería más justo y acorde con lo que realmente sucedió que la "Expedicion de Magallanes" se llame "Expedicion de Magallanes y Elcano".

Si hace falta dar datos del por qué, estoy dispuesto a darlos.

Puedo entender las razones para que los anglosajones sólo se acuerden del comandante portugués que inició la expedición, pero me resulta muy dificil de entender el que los propios españoles no demos valor a la proeza del comandante vasco que la completó.

 

#10 Imagen de LunaBruna

En realidad mi trabajo versa sobre cartografía y no he pretendido profundizar ni en la historia ni en sus protagonistas más allá del objetivo que me he fijado de dar a conocer los mapas situándolos en su contexto. Estoy de acuerdo en la importancia de la proeza de Elcano y me parecería estupendo que, si te gusta este tema o cualquier otro, te animaras a profundizar en ellos.

Puedes hacerlo aprovechando la opción de poner comentarios a mis posts, si quieres, pero a lo mejor preferirás registrarte en la página y utilizar un espacio que puedas manejar y organizar a tu gusto. Si prefieres esta segunda opción, que es mejor, y tienes dudas de cómo hacerlo, te ayudaremos encantados.

Un saludo
 

#11 Imagen de agrocibe

Metí la pata hasta el fondo. Sorry. Puse el Cano en lugar de Elcano( ... paleto soy pardiez!)

No te prometo que lo haga para ya, pero voy a tratar de ir enviándote los mapas comentados. Antes te iré preguntando por cada uno de ellos.. para corroborar que no lo tienes ya.

Saludos!!

#12 Imagen de LunaBruna

Gracias :)

#13 Imagen de Invitado

el articulo en muy bueno+

 

#14 Imagen de María Eugenia

Me gustó mucho que alguien haya creado una página web como ésta. Ya conocía yo la mayoría de los mapas aquí reproducidos, pero lo que estoy buscando hoy es bastante específico. Busco una correlación entre los mapa mundi de finales del XVI inicios del XVII (ca. 1600) y las Historias del Mundo de la época. Para el caso inglés, se pueden aparejar la Historia del Mundo de Sir Walter Ralegh con los mapa mundi de Sir Richard Hakluyt (ambos estaban al servicio de Gloriana, la reina inglesa Elizabeth I). Para el caso español, estoy tratando de recordar, pero me parece que los mapas más conocidos son de cartógrafos extranjeros: sea italianos (es decir venecianos o genoveses), o flamencos. No recuerdo si el P. Mariana o Jerónimo Zurita o Antonio de Herrera y Tordesillas escribieron una historia del mundo; quizá éste. Si alguien me da luz en esto, le quedo muy agradecida. El Persiles, de Cervantes, tiene un concepto global mundial del espacio y del tiempo. Yo creo que está escrito con una historia mundial en mente y un mapa mundi frente a los ojos. Cervantes se trataba con varios historiadores, como Bartolomé de Argensola, que escribió sobre la jornada a las Molucas.

#15 Imagen de Colmillo blanco

¡Qué bueno!

#16 Imagen de Juju Lopez

Toda la informacion es muy interesante y estos mapas me han ayudado muchisimo, muchas gracias!

#17 Imagen de dar la vuelta al mundo

me parece preciosa la cartografia, hacia tiempo que buscaba fotos de este tipo, te estoy muy agradecido, mil gracias.

Un besote y feliz navidad!

#18 Imagen de LunaBruna

Gracias a ti. Me alegro de que te haya gustado y más si te resulta útil. Feliz Navidad también.

LB

#19 Imagen de Invitado

Qué hermoso! gracias.

#20 Imagen de Luis

Hola, he estado mirando con interés los artículos e imágenes de tu blog, que me parecen magníficos, y me he decidido a hacerte una consulta: estoy buscando una reproducción decente de un mapa que corresponde a la esfera de Martín Behaim de 1492. Este mapa se publicó desarrollado, es decir, los husos que permiten montar la esfera, en un libro publicado por EG Ravenstein en Londres en 1908: ""Martin Behaim, Life and Globe". He buscado y buscado en internet una imagen completa, pero sólo he encontrado fragmentos. ¿Puedes darme alguna pista de cómo conseguirla? Muchas gracias, y felicidades por el trabajo.
Luis

#21 Imagen de LunaBruna

Amigo Luis, yo también estuve buscando en su día la esfera desarrolla de Behaim y no conseguí encontrarla. Después publiqué el artículo y no le di más vueltas, no he vuelto a buscarlo. Hay mapas muy parecidos, como el Mapamundi de Génova atribuido a Toscanelli, también he encontrado reproducciones inexactas, pero no son lo que tú buscas, ninguno es el globo desarrollado en husos. A internet viene a parar casi todo, así que no perdamos la esperanza, algún día aparecerá. He ampliado un poco mi colección de libros sobre cartografía y también recibo en casa catálogos de publicaciones cartográficas, miraré si en alguno de ellos está el globo de Behaim desarrollado aunque me temo que no habrá suerte. Si la hay, haré lo posible por conseguir una imagen decente y hacértela llegar.
Me alegro de que te guste la cartografía y mi trabajo.
Un saludo
Antonia

#22 Imagen de Otro Angel

Maravilloso trabajo. Felicidades.