DE LOS TRABAJOS Y LOS DÍAS

Sábado en Shanghai y todo el mundo trabaja. Yo también. Aquí funcionan con horario solar y a las 16:30 es de noche. Un café y me han dado las siete en el despacho, un frío que pela fuera, decido marcharme a una de mis rutinas preferidas del fin de semana, un masaje de pies. Me reciben como a los veteranos en un bar, llevo meses acudiendo los sábados, aposento el trasero en el cómodo sillón de mimbre, introduzco los pies desnudos en un barreño de madera con agua muy caliente y leche de coco en la que flotan pétalos de flores, en mis auriculares suena el Recovery de Eminem, vuelvo a mover el trasero para lograr hacer confortable el nido y quedarme dormido cuando observo que entra el ciego, hoy me dará el masaje de pies el ciego. Mi amigo el ciego.

Él no habla inglés, ni soñar que alguien hable español en este barrio que habito, entre los distritos de Luwan y Xujiahui. Yo no hablo más que tres palabras de mandarín, además el ciego es shanghainés, y habla en este idioma, un lenguaje mutuamente ininteligible con el mandarín. Pero es mi amigo el ciego. Yo largo parrafadas en español, él en shanghainés, y así hemos pasado algunas tardenoches de sábado.

Me quito los auriculares, saludo cambiando el ni hao mandarín por el num hao shanghainés y comienzo mi perorata, él asiente interesado mientras me lava y seca los pies de forma previa al masaje, le hablo de los trabajos y los días. Es sábado, aquí todo el mundo trabaja. Yo también. Y el ciego. Es mi amigo, yo recito a Hesíodo y él asiente y murmura quedamente. ¿Qué dirá?, no importa. 

Tras soltar yo un ay! porque ha pulsado con el pulgar en un misterioso sitio de la planta de mi pie izquierdo haciéndome brincar continúo con Hesíodo, no recuerdo más versos del Opera et Dies y le pregunto directamente a mi amigo el ciego - que está trabajando en sábado- si él también considera el trabajo como origen de todo el bien. Fija en mí sus ojos porque he terminado mi española pregunta con un chino ma? y asiente. Es sabio. Como en el poema aparece la fatiga suya. Y mi dolor. Estoy dolorido. ¿Por eso asiente?.

No quiero ofenderle inventándome versos,  le vuelvo a preguntar, por su opinión sobre los asuntos que trata Hesíodo en el Opera et Dies, desde la astronomía a la virtud, el bien, el mal, el trabajo, etc.

Chiflado de sábado decido introducir uno de mis recursos dialécticos preferidos, y añadir de forma abusiva un asunto de mi invención que atribuyo a Hesíodo, le digo en español al ciego, a mi amigo el ciego que cuida mis pies, que en los varios cientos de versos del didáctico poema lo más trascendente que se menciona, por encima de la virtud o la justicia, es otra cosa. No hay duda alguna. Lo más importante como fuente de todo bien no es el trabajo, es el sexo.

El amable shanghainés detiene entonces el masaje. Hace gestos inequívocos. Me está pidiendo un cigarrillo. Hacemos una pausa y llenamos de volutas azules la penumbra de la habitación. Apagamos los cigarrillos y prosigue su tarea. Ahora los dos en silencio, la invención mía sobre la presencia del sexo como motivo central en Hesíodo parece haberle impresionado aunque....¿por qué me da la impresión de que se ríe?.

Alza su cabeza, está sentado en un banquito de cuero rojo. Con la amplia mirada del que no puede ver fijada en mí y el dedo índice de su mano derecha apuntándome dice divertido

- ¿Seven?

Y se descojona!. Seven ya no está. Qué gran tipo el ciego.

balsero/shanghai

Comentarios

#1 Imagen de Achuara

Balsero, siempre es bueno leerte. A veces uno comienza a temer por tu salud mental. Pero mientras más loco te pones mejor escribes. Nos envías relatos de lugares donde todavía queda gente con mentes saludables. Quizás sea el resultado de tantos años de aislamiento del mundo exterior.

¿Es posible que en China todavía se respete el derecho individual de fumar en el interior de algún local? ¿O están imitando las malas costumbres europeas y americanas?


Un fuerte abrazo, desde el mundo exterior

#2 Imagen de balsero1968

Caro Achuara, en la versión más occidental de la ciudad, cadenas de café o comida rápida, fumar es imposible. Pero existe aquí la costumbre del reservado, y dado que es un reservado y es un individuo el que paga como perfeccionamiento de un contrato comercial entre gente libre ahí puedes hacer lo que te de la gana. No fuma tanta gente como en España, es raro ver mujeres fumar, y los jóvenes en general lo hacen poco o nada, de hecho ninguno de mis empleados fuma. Hay tabaco muy barato y no malo - Doble Felicidad, el que fumo yo, aproximadamente 0.8€ el paquete de 20 cigarrillos- y luego tabacos extraordinarios y carísimos, también locales, de diversas provincias, y que pueden llegar a costar 7-8€, con una bellísima presentación de los cigarrillos. El americano, Marlboro, etc, es peor que malo, y el precio es de unos 1.6€. El que he fumado durante siglos, Winston, que rasca, no lo encuentro aquí. El más parecido es el doblefelicidad y de ahí mi nueva y triple adicción, soltar volutas de doblefelicidad, un masaje de pies y recitar que la lucha gozadora del mal no te vaya a apartar del trabajo y ponerte a atisbar litigios bla bla bla:)

saludos

b

#3 Imagen de Luis Anastasía

Estimado Balsero:

tus narraciones tan interesantes como divertidas desde tierras tan lejanas me recuerdan a unas novelas de James Clavell. Especialmente la que se llama Tai Pan (pero te advierto que debes sospechar mucho de alguien que te llame así!!)

Me parece que tu amigo, el masajista, puede que sea ciego pero me parece que entiende mucho más idiomas de lo que piensas. La otra opción es que sea telépata! Como última posibilidad... será que tu amigo el ciego perciba tus ansiedades a través de tus pies? ¿Será que tus pies son como un libro escrito en brialle para él? Piensa es eso.

Abrazos y sigo esperando tus narraciones, como muchos otros con toda seguridad.

Luis

#4 Imagen de agrocibe

Estimado Balsero, no puedo creer que no funcionase lo del bikini con la cajita y el papel de seda. Esa chica no te convenía, hazme caso. Tiene que haber allí más mujeres guapas, con clase, exotismo y ese punto difícil...

Lo del masaje de pies con ciego, pa nota alta en curso de sibaritismo, realmente cojonudo.

Sigue así y cuéntanos, que nos lo pasamos muy bien con tus relatos.

Saludos.

#5 Imagen de balsero1968

Caro agrocibe, el masaje de pies es un regalo que me hago los sábados y ciertamente me trato con refinamiento, pero tiene una moderna connotación de lujo lo de sibarita que no aplica. Como puedes leer si tecleas en google shanghai foot massage hay cientos de lugares para darte uno, y no es caro, para regocijo de Anastasia (#3) hay un foot massage muy conocido en la Concesión Francesa que se llama Taipan Foot Massage, el local  que frecuento yo es más de barrio, más chino, el Taipan es más para occidentales de paso. En cuanto a Seven. Dice lo mismo que tú: este chico no me convenía:) saludos

b

#6 Imagen de agrocibe

Pero es que los chinos tienen muchas muchas cosas que aquí se considerarían sibaritas....jejjeje.

ahhh, los pies, esa parte del cuerpo tiene una sensibilidad especial y su masajeo produce placeres difíciles de superar, a parte de ser un reflejo del resto del organismo... Asi que haces muy bien en darte un repaso de refinamiento.

Saludos.

A.