dummy

 


 

 

Comentarios

#1 Imagen de Evocid

Gracias, Javier. Me has hecho pensar. De hecho aun no he acabado. A ver si consigo concluir algo xD

#2 Imagen de balsero1968

Yo sí he terminado de pensar, estoy de acuerdo con Rico y sus trolas en forma de licencia, con Cercas y su apoyo, y con Espada también, claro, considero un honor que difundan de mí que he sido detenido en un prostíbulo, sea o no verdad, de hecho en la Perla de Labuán llamamos a la policía de vez en cuando, para que nos detenga, y sentirnos burgueses transgresores, luego presumimos de revolucionarioslaugh

b

#3 Imagen de Pablo

Yo al revés que Balsero estoy en desacuerdo con los tres.
Con Rico porque su mentira es inaceptable. Su artículo no era ni irónico ni metafórico. Era un artículo serio en contra de la ley del tabaco y aunque yo esté de acuerdo con lo que dice (soy fumador) lo estropea todo cuando al final nos miente diciendo que todo eso que ha dicho lo ha dicho a pesar de no ser fumador.
Con Cercas estoy en desacuerdo porque defiende que en un artículo periodístico es lícito falsificar datos.
Con Espada estoy un poquito en desacuerdo porque se ha pasado, aunque Cercas se lo merecía.
PD: La defensa que hace Cercas de si mismo es ridícula. Dice: “Lo de Rico era un chiste evidente”. ¿Evidente para quién?. Para los amigos de Rico, que conocían que es un fumador empedernido, tal vez, pero para el público a quien iba dirigido el artículo no.
 

#4 Imagen de Javier

Ante el artículo del Arcadi, arcadas, vulgar estafa. Me ha estafado, me ha proporcionado información falsa a sabiendas. Me trae al pairo sus lances con el Cercás o con su portera o con la madame de su puticlub.Yo le acuso de estafa.

Parece ser que el Cercás cree legítimo ser "imaginativo". Parece ser.

Parece ser que Arcadi Arcadas no cree que sea  "legítimo" ser "imaginativo". Parece ser que Arcadi Arcadas pretende demostrarlo siendo "imaginativo", mejor dicho, directamente: injuriando a Cercás.

Y yo me pregunto:

¿Arcadi, si no es "legítimo" ser "imaginativo", por qué lo haces tú? La evidencia de tu artículo pone de manifiesto que la tésis de Cercás, apurando hasta la injuria, no te resulta ajena y la practicas con gusto.

En fin, Arcadi Arcadas, tomo nota.  ¡Al refranero!

La primera vez que me engañes será culpa tuya. Las siguientes será culpa mia.

:-)

Buenas noches.

#5 Imagen de Santo

Javier,

Comentario #46, de 2 noviembre 2010. Ya te habías percatado de que Arcadi era un “perfecto gilipollas”. Por tanto, respetando el sagrado refranero, esta vez es inocente: te has engañado tú solo.

En cuanto a mí, no me importa reconocer que siento debilidad por Arcadi Espada, igual que por Boadella y, en definitiva, por toda esa troupe ubicada en las antípodas del facherío pero que se niega a seguir los preceptos del retroprogresismo. Si ser de izquierdas es ser como Leire Pajín, yo también me borro.

Confieso que no conocía a Cercás antes de leer a Espada. Las pugnas entre literatos son consustanciales al mundo de la literatura. Sólo esta dictadura de lo políticamente correcto, este manierismo ideológico que nos hace ver grandes revoluciones políticas en los motines de subsistencia, es lo que convierte en noticia esta pelea periodística. Concedo que Arcadi se ha pasado; pero Cercás tiene a su disposición los tribunales de justicia y, además, el medio de comunicación más poderoso (todavía) de España para defenderse.

Como espectador habitual de El Gato al Agua y oyente asiduo de EsRadio, debo señalar que esta disputa me parece una absoluta mariconada : )))))))))))))
 

#6 Imagen de LunaBruna

En realidad ser de izquierdas consiste en resolverse tirando de ideología -o llámale como quieras- de izquierdas; es fácil, no hace falta siquiera medirse primero con la Pajín, sí hace falta, sin embargo, conocer y coincidir en alguna medida con esa ideología. Santiñomío, si te borras por la pajín, revisa la lista, verás que nunca estuviste apuntado.

Otrosí:

A mí me encantan los guiños en la literatura; para hacerlos me gusta especialmente el ámbito de la ficción. Pequeños relatos, chistes y minucias varias que la gente escribe -no siempre pero también- en primera persona como si las contaran hablando de sí aunque no sea el caso, o sí, pero no. Vaya, como sea, pero no hay engaño porque se reconocen como ficción.

No me parece de recibo mentir en un artículo periodístico que pretende demostrar precisamente que la mentira no es de recibo. Si antes de leerlo aquí, en Valdeperrillos, les hubiera leído allí (El Mundo, El País) yo hubiera aceptado buenamente que el tipo aquel, como tantos, no había fumado nunca, ¡qué cosas! y que al otro tipo lo detenían no tanto por putero como por traficar con carne humana. Lo primero me hubiera dejado al pairo, lo segundo me habría hecho fruncir el ceño, reconozco que no me gusta el tráfico de personas.

No me gusta que me engañen en ningún caso cuando pienso que no me engañan. Si va a haber trampa, prefiero que me lo digan. En parte, quizás, la culpa de hacer guiños literarios tan mentirosos no sea sino de la internete y de los smiles. Es claro, hoy día va uno, dice un disparate e inmediatamente mete una carita avisando con el ojo, o sacando la lengua, o enrojeciendo o mandando una flor, las bromas lo son si lo cuenta el smile. A Rico se le olvidó pintar el guiño, de haberlo hecho hasta los que no le hemos visto jamás con un cigarrillo en la mano hubiéramos pensado, ¡leñe, este es un empedernido fumador! Pregunto, ¿Qué smile debió poner Arcadi para no pasar por un perfecto libelista? ¿Podremos fiar de él en adelante?

Sí, simplemente hay que cambiarlo de repisa y ubicarlo ahora con los que publican pequeños relatos, chistes y minucias varias.

O no. Una no sabe. 

NOTA: a mí me da igual porque ya me parecía un poco manta.
 

#7 Imagen de Javier

Santo, compañero, efectivamente, ya me había percatado ¿de? que Arcadi Espada era visitante asiduo  del garito de los perfectamente gilipollas o gilipollas perfectos.  Club en el que, a dios gracias, a veces, y sin a veces, me apunto. Ser un perfecto gilipollas proporciona placeres que los que frecuentamos ese club sabemos deleitar con placer y entusiasmo. :-)

No obstante, uno tiene memoria de pez,  es un decir,  que a saber cómo y cuánto es la memoria del pez y de qué pez , ....y somete a revisión todo lo dicho, todo lo juzgado y todo lo sentido. A veces, me llevo la grata sorpresa de que donde dije Dije, no era Dije, era Diego. !Fantástico!: !Hay tantas vidas en una vida!

Ya ves, yo tb debo sentir algo de debilidad por los Arcadi de este mundo. Del Cercas, lo justo: me suena,  presumo que me aburre. Mi compañera, alma cándida, sabe más que yo del tipo, pero es que ella es sencillamente Buena  y hasta lee libros, y mucho más, hasta llora y rie con los libros.

¿Me he engañado solo? Efectivamente. Lo cofienso. Mi engaño proviene básicamente de una cierta ingenuidad, aquella que espera que la gente es buena y actua de buena fé. Ese puede ser mi pecado y mi penitencia. !A saber!, aunque bueno, sí: me gusta la pimienta.

Lo que sigo sin enteder es cómo Arcadi Espada defiende su verdad, su discurso con una mentira, con una injuria. ¿La "Verdad" se defiende con una "mentira"? Justamente el discurso del otro pavo ( suponiendo que el discurso del otro pavo sea ese, que me da que no, que el Cercas no dice lo que dice que dice el otro pavo: El hombre paja o los molinos de viento. Yo miento.

Por lo demás, abrazos, compañero. Un placer.

Luna, besacos, muchos, a capazos.

Buen día.

#8 Imagen de Javier

Cercas responde a la Defensora del Lector

Agradezco a la Defensora del Lector que me defienda en su columna de ayer, aunque su desconcertante defensa me obligue a esta aclaración.

Jamás se me ha ocurrido decir que es legítimo el uso de la ficción o la mentira en la práctica del periodismo, como parece inferirse de su artículo; eso es un disparate. Lo que yo sostengo es que en determinadas secciones del periódico, como las columnas de opinión, es lícito el uso del humor, de la ironía, de la autoironía, es decir, de determinados elementos que pueden apartar al lector de la estricta verdad de los hechos, de la tiranía de lo literal, siempre y cuando nadie se llame a engaño respecto a la veracidad de lo que allí se cuenta.

Pero resulta que la Defensora también defiende algo semejante cuando asegura que la "ficción narrativa" es aceptable en las "columnas literarias". Admitamos que la apostilla de Rico en su artículo contra el tabaco -afirmando que no es fumador cuando es público y notorio que es un hombre a un cigarrillo pegado- está en el límite de lo tolerable, y que es comprensible que algún lector se molestase por ella; pero me gustaría saber qué relación guarda una broma inofensiva, que obviamente no atañe siquiera a la validez de los argumentos de quien la gasta (puesto que la validez de un argumento es independiente de quien lo esgrime: dos más dos son cuatro independientemente de que quien lo afirme sea matemático o torero), con la injuria que motiva la intervención de la Defensora.

Por otra parte, también sostengo que el periodismo, como la historia o la ciencia, no es una mera acumulación de datos sino una interpretación de los datos, y que toda interpretación conlleva el uso de la imaginación. Por supuesto, imaginación no significa aquí invención: significa capacidad de relacionar hechos dispares.

Cuando Raymond Carr afirma que la historia es "un ensayo de comprensión imaginativa del pasado" no está diciendo que el historiador deba inventar hechos: está diciendo que debe interpretarlos, relacionándolos entre sí, para ofrecer una visión veraz del pasado.

Es evidente que los periodistas hacen lo mismo: los periódicos ofrecen o deberían ofrecer datos veraces sobre el presente, pero su interpretación de esos datos diverge. Esa interpretación plural nada tiene que ver ni con la ficción ni con la mentira; mejor dicho, es -o debería ser-, lo contrario de ambas: un instrumento indispensable para alcanzar la verdad. Como en la historia o en la ciencia.