Los indignados ante la democracia representativa

Uno de los lemas, acaso el principal, del Movimiento 15-M en España es “No nos representan”. Se refieren a los políticos, que han acabado concentrando el foco de indignación. En los últimos días las protestas se han trasladado a las inmediaciones de las distintas cámaras de representación nacional y autonómica. Las rebeliones populares de Túnez y Egipto seguían ese itinerario: de la plaza al parlamento. Allí se perseguía, hasta la extenuación, el derrocamiento del régimen autoritario. Aquí parece que lo que hay es una crítica hacia la actual democracia representativa.

Con este pequeño artículo, pretendo demostrar por qué el Movimiento 15-M se ha equivocado al continuar el itinerario de nuestros vecinos de la orilla Sur del Mediterráneo. Estoy convencido de que asediar y cercar un parlamento democrático es un acto de fascismo, lo haga un grupo de jóvenes pacíficos y bohemios o un grupo de guardias civiles ultras y reaccionarios.

“No nos representan”, dicen. No creo que entre los líderes del Movimiento haya muchos licenciados en Ciencia Política. Si los hubiera, sabrían que sí, que sí lo hacen. Un cargo electivo es un cargo representativo, subraya Norberto Bobbio, en quien voy a basarme para hablar un poco de la democracia representativa.

La consolidación de este tipo de democracia, desde el siglo XIX hasta nuestros días, viene marcada por dos características fundamentales:

- Principio de la soberanía del pueblo. Siguió con la ampliación del derecho de voto hasta el sufragio universal.

- Fenómeno de asociación. Siguió con el desarrollo del asociacionismo político hasta la formación de partidos de masas y reconocimiento de su función pública.

Dentro de esta consolidación de la democracia representativa está el paso de la monarquía a la república, de modo que la más alta representación del Estado también se convierte en un cargo electivo. En España nos falta completar ese paso; a Su Majestad el Rey sí podríamos gritarle, con propiedad, “no nos representas”. Otro aspecto de ese proceso es la redistribución del poder político entre el centro y la periferia, a través de la atribución de poder legislativo a las regiones. Sobre esto último Bobbio asegura que “es pronto para juzgar los resultados”. Lo escribió a fines de los años ’70 del siglo pasado; cabe preguntarse qué diría hoy si observase la España actual.

Frente a la consolidación de la democracia representativa, algunos grupos pretenden volver a la democracia directa. Dice Bobbio que son grupos radicales que consideran la democracia representativa como una desviación de la concepción original de soberanía popular, una forma burguesa de organización del Estado.

“Democracia directa” podría ser la expresión análoga a la “democracia real” que reivindican los indignados.

Pues bien, según Bobbio, bajo el nombre de democracia directa “se entiende todas las formas de participación en el poder que no se resuelven en una u otra forma de representación”. Las resume en tres:

a) El gobierno del pueblo a través de delegados investidos de mandato imperativo y, por tanto, revocables. (Ejemplo: los regímenes comunistas)

b) El gobierno de asamblea, es decir, el gobierno no sólo sin representantes irrevocables y fiduciarios, sino también sin delegados. (Ejemplo: movimientos colectivos, de estudiantes, barrios, etc.)

c) El referéndum. (Ejemplo, algunas constituciones posbélicas).

La segunda sólo es aplicable a comunidades pequeñas. La tercera sólo para casos excepcionales. Respecto a la primera, atención, Bobbio dice lo siguiente:

“Al formarse los grandes partidos organizados que imponen disciplina de voto, a veces férrea, a los representantes elegidos en sus listas, la diferencia entre representación con poder y representación sin poder resulta cada vez más etérea. El diputado elegido mediante la organización del partido se convierte en un apoderado, no de los electores, sino del partido, que lo penaliza revocándole el mandato cuando no respeta la disciplina que se convierte en un subrayado funcional del mandato imperativo de los electores.”

Sí, apreciado lector, a mí también me parece genial la crítica de Bobbio hacia los partidos de los regímenes comunistas… ¡genial por lo válida que resulta para nuestros actuales partidos políticos en España! Su diagnóstico es agudísimo aplicado al sistema político español: lo que tenemos son representantes sin poder, porque no ejercen como delegados nuestros (es decir, de los electores), sino del partido que lo somete a su disciplina.

Si los perroflautas indignados hubieran leído a Norberto Bobbio, sabrían que jamás debe cercarse una cámara de representación democrática. Si hubieran leído al gran pensador italiano, sabrían que el lugar del asedio tendría que ser las sedes centrales de los principales partidos políticos: son estas asociaciones políticas las que, por su organización y funcionamiento internos, han dejando a nuestros representantes legítimos sin poder.
 

Comentarios

#1 Imagen de Esporádico 2

Supongo que será un lapsus. Digo, lo de que un parlamento lo asedien jóvenes pacíficos. Si asedian, no son pacíficos.

 

Saludos. E. 

#2 Imagen de Santo

Más que lapsus, es una concesión generosa (y estratégica) hacia esos jóvenes, más que nada para evitar enredarme en la estéril discusión sobre si los violentos pertenecen o no al movimiento social.

#3 Imagen de milio

Coincido plenamente con el artículo y con la conclusión: los políticos elegidos por el pueblo acaban sirviendo al partido, no al pueblo que los ha elegido. Ese es en realidad el gran problema de nuestra democracia -imperfecta como todas-, mucho mayor que la Ley Electoral.

Un político debería responder primero de sus electores, y luego de su partido. Un ejemplo de esto, si no me equivoco, es EE.UU. Allí, Obama tuvo que pelearse hasta con los propios demócratas para intentar sacar adelante su reforma sanitaria, porque cada uno velaba por los intereses de sus electores.
También tendrá sus fallos la democracia estadounidense, pero a mi me parece mucho mejor poder elegir en primarias a quién prefieres, de cada partido,  como candidato a presidente.

#4 Imagen de Luis Anastasía

Estimado Santo:

resulta muy clara tu reflexión. Y de aplicación mucho más general que el objeto primario del análisis. En Uruguay tenemos un régimen por el cual primero se eligen por elecciones internas de cada partido político el candidato a la presidencia. Luego, si en la elección a presidente no se alcanzan determinados porcentajes o la diferencia de votos a favor de dos o más candidatos de los grupos políticos es mínima, se va a una segunda vuelta entre los más votados. También tenemos, bien definido en la constitución nacional, el sistema de plebiscito vinculante por el cual mediante el voto popular se ratifican o rechazan leyes previamente aprobadas por el Poder Legislativo.

Ahora que aquí estamos en el segundo período de gobierno de izquierda, cuyo titular, el actual presidente, es un ex subversivo que atentó contra gobiernos democráticamente elegidos (para que veas cuan democráticos somos) y que se ha convertido en referencia en varios temas en este rincón del mundo llamado Sudamérica, resulta que están proponiendo una forma de plebiscito consultivo, no vinculante, para "auscultar" o "tomar el pulso" sobre lo que piensa la población. Con ésto van mucho más allá de lo que es la concepción de un gobierno populista. Es más, en mi opinión, supera la democracia representativa y dado que queda abierta la consulta popular de cada decisión importante, llámese legalizar el aborto o aprobar "megaproyectos contaminantes" como son los dos ejemplos que más se mencionan en la propaganda y fundamentación para este propósito. En estos dos casos ejemplares se mezclan muchos aspectos. Respecto a la legalización del aborto (o del autocultivo de marihuana que también está pendiente) se basa en juicios personales. Respecto a lo de "megaproyectos contaminantes" tendremos la decisión del pueblo expidiéndose sobre temas de los cuales nada conoce y además estará fuertemente influenciado por lo políticamente correcto, con desinformaciones divulgadas por los autodenominados ecologistas defensores del presente y del futuro cuya principal base de propaganda es el miedo. Entonces, digo yo, donde quedarán años de estudio para tener la capacidad de evaluar técnicamente tales proyectos? Entonces, digo yo, en el caso que este mecanismo se aprobase estaríamos en un estadio anterior a la famosa democracia directa de lo griegos, de la cual siempre se toma ejemplo, pues ni en ese entonces era una democracia tal como entendemos ahora no mucho menos directa pues la propia asamblea popular designaba representantes para que tomaran decisiones sobre las mejores y más adecuaadas opciones para la ciudad. En esta época, en este país y tantos otros, elegimos políticos que se supeno su trabajo es informarse, evaluar y optar por lo que mejor ellos consideren sea aplicable a su país. Con el plebiscito consultivo entonces el trabajo de estos políticos deja de tener sentido.

Saludos

#5 Imagen de Pablo

Santo, en tu magnífico escrito y a pesar de la claridad de tus ideas, creo que caes en una contradicción, tal vez porque la situación es contradictoria y es imposible librarse de ello.
Al principio dices:

“No nos representan”, dicen. No creo que entre los líderes del Movimiento haya muchos licenciados en Ciencia Política. Si los hubiera, sabrían que sí, que sí lo hacen. Un cargo electivo es un cargo representativo.
Pero luego al final concluyes:

Su diagnóstico es agudísimo aplicado al sistema político español: lo que tenemos son representantes sin poder, porque no ejercen como delegados nuestros (es decir, de los electores), sino del partido que lo somete a su disciplina.


 Lo que tenemos son unos representantes sin poder, que nada pueden decidir, por lo tanto no son nuestros representantes sino un decorado que sirve para hacer bonito. Por lo tanto la afirmación de que “no nos representan” si que tiene sentido, cuando votamos no elegimos representantes sino tramoya.

Tampoco me queda claro cuando hablando de la democracia directa se dice :

a) El gobierno del pueblo a través de delegados investidos de mandato imperativo y, por tanto, revocables. (Ejemplo: los regímenes comunistas).

No me queda claro porqué ese mandato imperativo debe referirse con respecto a un partido político y no a los electores (léase programa electoral).

 

#6 Imagen de Santo

Estimado Pablo

Los cargos electivos ejercen, por definición, una representación. Lo que señala Bobbio es que los representantes, sometidos a la férrea disciplina de partido, se ven desprovistos del poder que los electores les hemos otorgado.

No es una contradicción, es un fallo del sistema. Nos representan pero no tienen poder.

Por eso digo que el objetivo de la movilización social ha de ser quienes se han apropiado de ese poder nuestro: las sedes nacionales y federales de los partidos políticos, no las cámaras de representación.

En cuanto a tu duda, el punto que indicas es la primera forma de democracia directa que describe Bobbio. La frase “el gobierno del pueblo a través de delegados investidos de mandato imperativo y, por tanto, revocables” es literal de Bobbio (lo que Ana Rosa Quintana y Lucía Etxebarría llamarían intertextualizar). El hombre está pensando en la antigua Unión Soviética.
 

#7 Imagen de Javier

JUAN JOSÉ MILLÁS
Horizontalidad

JUAN JOSÉ MILLÁS 17/06/2011

A un mes de la inauguración de los campamentos del 15-M, y cuando los más representativos se encuentran ya en fase de desmantelamiento o reconversión, no conocemos a ninguno de sus líderes ni de sus portavoces.

Quizá porque carecían de una cosa y otra. Como esa ausencia, observada desde un pensamiento tradicional, jerárquico, resulta imposible de concebir, algunos medios, especialmente de la derecha, aseguran que el jefe de todo es Rubalcaba, a quien muestran como un superhéroe capaz de las hazañas más extraordinarias que quepa imaginar. Durante el mes que ha durado la acampada, la pregunta recurrente era quién había detrás, cuando bastaba acercarse a cualquiera de las plazas para comprobar que lo que había detrás era lo que se veía delante.

El pensamiento convencional no puede funcionar sin la idea del "detrás", que es la variante paranoica del pensamiento jerárquico. El 15-M ha resultado, en fin, un puñetazo de horizontalidad en un mundo construido por cabezas verticales, y ello pese a que las empresas de vanguardia llevan tiempo ensayando distintas formas de relación horizontal con resultados excelentes. La cadena de mando, incluso sin necesidad de haber hecho la mili, se ha revelado como una cadena a secas, es decir, como una forma de esclavitud que, lejos de estimular el progreso, lo frena. Habrá que ver en el futuro cómo evoluciona esa horizontalidad, cómo se estructura (o se desestructura) y si es capaz de evolucionar sin verticalizarse. Si nos empeñamos en observar el fenómeno con la mirada de siempre, solo veremos lo que esperemos ver. Le ocurrió el otro día a la policía, cuando aseguró haber detenido a tres miembros de la cúpula de Anonymous, colectivo que se caracteriza precisamente por carecer de cúpula. Anonymous no tiene consejero delegado, aunque no faltará quien diga, claro, que es Rubalcaba.

 

Santo, por lo demás, estando de acuerdo básicamente en todo lo que expresas, ¿cómo no?, me resulta tu análisis insuficiente, simple, estereotipado, superfluo, débil, inconsistente, frustrante, ridiculo, manido,  ... y  a más, considero, by example,  una falacia interesada  que los "indignados" hayan cercado, asediado, y ejercido violencia sobre "parlamentos demócráticos".  Un sociologo borracho no hace a TODOS los sociológos borrachos. Participas en, consciente o inconscientemente, la "ridiculización" de eso, que pomposamente, llaman "movimiento 15-M".

Los perroflautas, yo mismo,hemos leído a Noberto Bobbio.

¿¿¿¿¿¿¿¿" .... el  lugar del asedio tendría que ser las sedes centrales de los principales partidos políticos...."?????????

references:

a.  Boyero: "Prefiero el 'buenismo' al 'malismo' y la gilipollez"

b. Pau García-Milà: "No puedes ir a Sol y decir: 'La culpa es vuestra'"

Abrazos!

 

 

 

#8 Imagen de Santo

Estimado Javier

Desde el principio, igual que ahora, he señalado el carácter asambleario del movimiento. De todos modos, incluso en las asambleas hay portavocía y liderazgo. Es irónico (la vida es así) que un militar como tú (sometido a organización jerárquica) le recuerde a un objetor de conciencia como yo la cuestión de la horizontalidad. Como me encantan las ironías, y encima estás básicamente de acuerdo conmigo, me parece estupendo.

Millás también me gusta. Eso sí, no pretendo ridiculizar a los indignados; si en algún momento lo he hecho ha sido inconsciente y alcohólicamente : )
 

#9 Imagen de Javier

Un militar como yo, rojo, como no puede ser de otra manera, sabe muy bien qué significa el "A sus órdenes" y la jerarquía, cualquier jerarquía. Toda razón establece jerarquías. Lo contrario es un chute de ....!A saber!  Otro día.

¿Objetor de conciencia? Eso, compañero, suena a sin sentido a nada que lo pienses una miaja, con dos cervezas en el cuerpo o en  phase pure, a "perroflauta" versión años 90. Cada tiempo tiene sus "perroflautas". :-)

 

Y a lo que estamos: José Luis Sampedro: “No tenéis derecho a recurrir a la violencia porque tenéis la razón y el futuro”

Más abrazos.

:-)

#10 Imagen de Sintética

Tras leerte, no queda claro en qué te basas para asimilar la demanda de los indignados, “democracia real”, a la forma “democracia directa”. Es el punto débil, muy débil, de tu texto. Subsánalo.

Como señala Pablo, es llamativo que afirmes que los representantes de los ciudadanos están en realidad representando a sus partidos y, a la vez, que los ciudadanos somos fascistas si nos vamos a título individual a la sede de la soberanía popular a manifestar nuestra desazón. Tu respuesta a Pablo es incorrecta: claro que tienen poder es que lo usan de modo ilegítimo, esto es, no para representarnos. Hombre, si no tienen poder, ¿qué les impido yo ejercer poniéndome, cual Ghandi, a la puerta del parlamento?

Toda vez que manifestarse ante un parlamento no es ilegítimo, el tema no puede agotarse en la manifestación, debería considerar también las causas de esa manifestación. La causa de la de Barcelona fue que los representantes de los ciudadanos acordaban recortes con impacto directo en la vida diaria de los ciudadanos, recortes que no aparecían en ningún programa electoral y de los que nada se habló durante la campaña. Nadie los eligió para que redujeran en un diez por ciento el gasto en sanidad y educación. En la medida en que una vez que llegan al poder lo utilizan como si tuvieran carta blanca, es más que legítimo hacerles notar que no están cumpliendo con su obligación: representarnos. Ojalá les costara menos darse cuenta y dejaran de manipular y atendieran el mensaje cuanto antes.

 

 

 


 

 

La mejor forma de democracia es la democracia representativa, claro que lo sé, es que por eso voy, voy porque no me representan y deben representarme: http://www.democraciarealya.es/?page_id=580.
 

 

#11 Imagen de Santo

Estimada Sintética

No voy a entrar en disquisiciones sobre lo que es manifestación, cerco, asedio, acoso, hostigamiento, sentada, protesta o agresión. Evitémonos el esfuerzo y directamente hagamos, como Willy Toledo: “yo no he visto ningún incidente”.

Alegas que esos recortes aprobados “no venían en el programa”. Básicamente fue el reproche que Pinochet hizo para derrocar a Allende. Tampoco venía en ningún programa que Aznar nos metiera en Irak. Nuestro derecho de protesta no incluye amenazar la inviolabilidad de los parlamentos democráticos. Tu justificación por causalidad da pena. Es igual, de ahí no te bajarás.

Y hablando de pena, las condenas genéricas de la violencia por parte de miembros simpatizantes del Movimiento 15-M parecen sacadas de las páginas del Gara. “Condenamos todo tipo de violencia, la de los grupos radicales (infiltrados que nada tienen que ver con nosotros o simples topos de la policía) y la del Estado represor”, vienen a decir.

Lo que señala Pablo es interesante, más que eso: es la sustancia del asunto. Sencillamente le hago notar que el desajuste (entre una representación con poder y otra sin poder) no es de mi texto, sino del sistema político analizado. Yo lo llamo fallo. Contradicción es, por ejemplo, una Monarquía hereditaria dentro de un régimen de democracia representativa. Y a continuación apunto: la localización de ese fallo está en el sistema de partidos, no en las cámaras de representación.

En cuanto a la equivalencia que hago entre la democracia directa de Bobbio y la democracia real del Movimiento 15-M, es totalmente cuestionable, personal y, tal vez, un punto débil de mi artículo. Ahí no protestaré. Pensaba que los indignados defendían el asamblearismo, tanto en los barrios como en otros espacios sociales, como expresión más auténtica de la soberanía popular, en detrimento de la representación y delegación del voto en políticos corruptos e ineficaces.
 

#12 Imagen de balsero1968

Discusiones formales aparte lo que me impresiona, a mí por lo menos, es la certeza de que ese amplio número de personas no tiene el "sentimiento" de estar "representadas". Equivocadas o no es imposible negar esa percepción que tienen. Á mi juicio es errónea, o parcialmente errónea, porque el sistema permite cambiar muchas cosas o casi todas o todas, pero la percepción la tienen. Lo mejor que pueden hacer es crear un partido político, o varios, o militar en alguna de las ofertas ideológicas ya disponibles, o seguir como movimiento para forzar algunos cambios que parece desean. En cualquier caso ncesitarán alguna estructura tarde o temprano, si no se dotan de ella - con los problemas de personalismo que acarrea - serán unos pardillos bienintencionados pasto de oportunistas astutos del tipo anarcoperroflautismokupamegustalabroncaylacervezagratiselmundoes unamierdarompamostodobalseroesunfascistaneoconmuyperoquemuymalo etc etc.

Yo tengo una propuesta neocon que haría sus delicias, más que nada porque evitaría muchas de las cosas que les irrita y además cada vez que la digo indigna a los conocidos míos integrantes del capitalismo de amigotes. Consiste en legislar cadena perpetua para todo el que atente contra el libre mercado. Les garantizaría que 3/4 partes de los actos que les indignan dejarían de existir pero, ignoro la razón, no quieren más libre mercado, sino menos. Nada puedo hacer.

b

#13 Imagen de Santo

Estimado Balsero

Te van a recordar el chiste de hoy de El Roto, así que me anticipo y les dejo sin esa munición : )

Nuestro amigo común, el profesor Torres Mora, recuerda que en la pasada legislatura le tocó debatir en el Congreso con una diputada que argumentaba que el Gobierno no era democrático porque no hacía caso a la ingente cantidad de personas que se había manifestado en la madrileña Plaza de Colón contra el matrimonio homosexual. La respuesta de Torres Mora fue que si el número era lo importante para ella, dado que los que estaban sentados allí representaban a muchísimas más personas que quienes fueron a Colón, resultaba lo más democrático que se legislara en el Congreso y no en la plaza.

¿Qué habríamos dicho si la turba opusdeísta hubiera ido de Colón al Congreso, rodeándolo y esgrimiendo sus crucifijos contra los diputados-vampiros?

El Roto hoy
 

#14 Imagen de balsero1968

Andrés tiene razón, necesita uno mojarse, financiación incluida. Si vas a la fiesta y quieres ligar con el guapo o la guapa no queda más remedio que acercarse y decir ¿bailas?, puede que te digan que no y eso es lo interesante, el riesgo, puede que diga el guapo o la guapa que sílaugh

#15 Imagen de Santo

Releo el hilo y, aunque ha sido formulada, creo que puede no haber quedado del todo clara la noción más destacada del mismo, y de ahí las objeciones expresadas por Pablo y Sintética. Me estoy refiriendo a la representatividad de los políticos.

Un cargo electivo es un cargo representativo. Su carácter representativo se define por haber sido receptor de votos suficientes por parte de los electores. Punto. Lo que ese cargo haga después en su escaño es otro asunto. Es su principio constitutivo, aunque nos joda. A mí, por ejemplo, me jode que toda la humanidad sea progresista en virtud de la idea kantiana de progreso indefinido a mejor. Lo acepto en tanto en cuanto técnicamente es así.

Hitler fue representante del pueblo alemán, al menos hasta que estableció la dictadura. Pero vayamos con otro ejemplo menos duro. El diputado socialista Alfonso Guerra era un representante legítimo que, en numerosas ocasiones, había escrito y hablado contra el nuevo Estatuto de Cataluña. Sin embargo, llegado el día de su votación en el Congreso, el señor Guerra votó a favor. Se impuso su disciplina de partido a su criterio personal.

Podemos decir que Alfonso Guerra es un sectario, un hipócrita y muchas otras cosas más, pero no cuestionar su legitimidad como representante político. Espero que estén enseñando estas historias en Educación para la Ciudadanía, porque si no me voy a pasar toda vida enredado en explicaciones terminológicas.

El establecimiento de un sistema de listas abiertas no modificaría el sentido de la noción de representatividad, pero sí al menos daría la oportunidad (tanto a electores como a elegidos) de desarrollar su autonomía, su soberanía, su criterio. Debe ser esto, tal vez, lo que algunos reivindican como “democracia real”.
 

#16 Imagen de Robertol

En Argentina tenemos (y padecemos) las listas cerradas. (Listas "sábana" o completas). Cada partido propone la suya, se vota como una unidad, y luego se prorratea la cantidad de cargos con los demás partidos políticosen proporcion a los votos de cada uno.

Un sistema transparente y legítimo, que sin embargo arrastra un problema casi insoluble. Porque la clave para obtener un cargo de legislador, está en integrar la lista...  y hacerlo en alguno de los primeros puestos. Todos tienen en claro que los ùltimos nombres son solo un "relleno" que jamás tendrán oportunidades.

Por lo tanto, lo mas importante, además que figurar en la lista, es el órden de registro. Y eso no surge de la voluntad popular, sino de la de quienes elaboran las listas. Y si tienes buena relación con la conducción del partido, que realiza el armado definitivo, ¡Exito!. Sin importar cual sea tu compromiso con tus convecinos ni tu grado de aceptación.

Por lo tanto, va de suyo que, en la gestión política, y si tienes deseos de continuar en funciones, deberás ser disciplinado y complaciente con tus "superiores", esos a quienes, en realidad, debes el puesto, porque son quienes te han ubicado en un lugar preferencial... Y pueden repetirlo, o eliminarte.

De esa manera un "detalle" aparentemente menor trastoca totalmente el concepto de representatividad.

En EE.UU, entretanto, no existen las "listas sábana", sino que los representantes de condados o estados deben seleccionarse por circunscripciones bastante pequeñas, donde solo se eligen dos o tres candidatos, y a "lista completa". No existe el sistema proporcional. Un solo voto basta para imponer tal vez los dos diputados de la región para un solo partido.

Así, el sistema tiene una lógica inversa. Hay que poner los mejores candidatos, para no arriesgar una derrota. Y aquel que defrauda a sus votantes, queda automáticamente excluído en la siguiente. Las estructuras nacionales, o estatales se ven obligadas a negociar voto a voto con sus diputados, y no es raro que, en temas complejos, existan votos "cruzados" entre los distintos partidos, de acuerdo a los intereses de los habitantes que representan. El concepto de la "disciplina partidaria", así, se convierte en una expresión sin sentido.

Y cada ciudadano suele tener muy presente el nombre y teléfono de SU representante, al que llamará y reclamará cuantas veces sea necesario.

Los problemas de representatividad, en esos casos, transcurren por otros carriles. Los poderosos tienen muchas facilidades para respaldar a los candidatos que apoyan sus propuestas, y la batalla mediática puede quedar distorsionada en favor de los grupos con mayor poder de "lobby".

Pero eso ya es otra cuestiòn.

#17 Imagen de balsero1968

Las listas abiertas son una opción válida ahora que somos todos mayores y responsables. Supongo que somos todos conscientes -yo creo que podemos superar esos errores cuando ocurran que ocurrirán- de que las listas abiertas pueden llevar a cualquier payaso al congreso o senado, tipo belén esteban o mamarrachos similares. Nada que objetar, simplemente que se sepa. Una versión más sofisticada de la mamarracha es un control a lo Romanones del voto, vease el Fabra en Castellón, el Gil en tiempos, el Sandokan de izquierdas en Córdoba ahora, etc. Puede que Rajoy caiga mal pero imagina la suma de 50 Fabras locales con sus votos en sus listas abiertas, y no solo la derecha, chiflados marinaleda los hay en la izquierda  ¿verdad? porque el pato (fabra) es repugnante pero la pata (gordillo) ahí le anda, aunque la barba del segundo sea más cool que las gafas retro del primero.no dejan de ser los dos totalitarios asquerosos. En fin, que tá tó inventao!, aunque los indignados crean que lo suyo es novísimo, recuerdo a los angry young men, o a CohnBendit, hace 40 años y casi todos son diputados ahorasmiley, decían lo mismo, funny!

abrazos muchos

#18 Imagen de Pablo