Inquietud

En el Consejo de Ministros de Zapatero se sentaban dieciséis personas, en el de Rajoy serán catorce. Tanto exigió la reducción del número de Ministerios cuando estaba en la oposición que uno esperaba que hubieran sobrado más. Era propaganda: cualquiera sabe que las mismas competencias cuestan lo mismo se agrupen como se agrupen, que un Ministerio con cien competencias cuesta lo mismo que diez Ministerios con diez competencias cada uno.

En esta lista de palabrejas de toda la vida y palabrejas nuevas hay una ausencia clamorosa, tenemos “competitividad”, “cooperación”, “alimentación”, “deportes”, “igualdad”, pero, qué inquietud, no tenemos “ciencia”.  Espero que sea un error.  

---

Duda extra y más inquietud. ¿Es que Duran i Lleida no tiene ningún asesor que le informe de que es incorrecto pronunciar "pulítica", en vez de "política", y "pulítico", en vez de "político"? 

Comentarios

#1 Imagen de JB sin alcohol

Parece mentira Sintética, que digas que un ministerio es igual que 10. Aunque sólo sea en sueldos e indemnizaciones de ministros, mejor uno que diez (unas diez veces, más o menos ;) )

Un saludo

#2 Imagen de Sintética

Si se mantienen las competencias, los temas sobre los que se actuará, habrá un responsable de cada uno esos temas independientemente de si están agrupados en un departamento o en diez. Incluso podría resultar que fuera más caro un ministerio único a nada que se agruparan los temas en áreas y se aumentara el número de colaboradores. De hecho los gastos de personal se controlan reduciendo la cuota de reemplazo de los funcionarios y los contratos de personal laboral, siempre ha sido así y así va a seguir siendo.

He contado las Secretarias de Estado del último gobierno de Zapatero y las actuales: antes eran 26, ahora son 24. Cabe afirmar por tanto que, dijera lo que dijera Rajoy y por muchas veces que lo repitiera, en realidad Rajoy no considera que el Gobierno de Zapatero fuera de dimensiones tan exageradas como intentó hacernos creer cuando estaba en la oposición.

Finalmente en el Real Decreto que se ha publicado hoy en el BOE aparecen la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación, han quedado como competencias del nuevo Ministerio de Economía y Competitividad, junto al apoyo a la empresa y el Comercio: confieso que por más vueltas que le doy no logro dar con el mecanismo capaz de motivar el alumbramiento de semejante innovador engendro, suspendo el juicio (por evitarme el pánico) y espero cien días, qué remedio.

#3 Imagen de Pablo

Sintética, he estado a punto de escribir un post que venia a decir exactamente lo mismo que tu dices.

Estoy ansioso por descubrir que recortes de estructura terminan por hacer y donde acaba aquello de que sobraban millones de funcionarios. Ya han anunciado que se paralizará la contratación de nuevo personal, a excepción de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Resumiendo, parece que el plan de adelgazamiento consiste por ahora en menos médicos y más policías, que cobran menos y hacen lo mismo, tranquilizar los ánimos.
 

#4 Imagen de Sintética

 

El cambio estructural más importante ya está aprobado, es el Real Decreto 1823/2011 que se publicó en el BOE del jueves pasado. La dimensión del cambio se comprende bien si se compara con el último decreto en el mismo sentido que firmó Zapatero, es el RD 1313/2010, BOE del 21 de octubre de 2010.

  • El nuevo Ministerio de Fomento cuenta con dos Secretarías de Estado menos: la de transportes y la de vivienda y actuaciones urbanas.
  • El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino ha pasado a ser el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Ha perdido las dos Secretarías de Estado con las que contaba, la de Cambio Climático y la de Medio Rural y Agua, y tiene una nueva, la de Medio Ambiente.

Este cambio podría arrojar algo de luz sobre lo ocurrido con el Ministerio de Ciencia e Innovación.

“El futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que "pondrá en valor" el papel del sector agrícola en España para "devolverle el protagonismo que merece", con la creación de un Ministerio de Agricultura, una de sus promesas electorales. (aquí). Poner en valor y dar protagonismo entonces, según Rajoy, consiste en hacer que figure la competencia en el nombre del Ministerio, por mucho que ese departamento ya se ocupara de ella.

  • El antiguo Ministerio de Política Territorial y Administración Pública ha desaparecido. La competencia sobre Administración Pública, todo lo relativo a los funcionarios, se gestionará desde la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas, dependiente del nuevo Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, el de Cristóbal Montoro, quien, con “su corazón de funcionario”, “ha elogiado la labor de los funcionarios, y ha dicho que es "vital" porque sirven a España a través del Estado” (aquí).

No sobran millones de funcionarios porque no hay millones de funcionarios. Hay muchos tipos de empleados públicos: funcionarios, interinos, contratados laborales fijos, contratos laborales temporales y personal eventual, estos últimos generalmente con contratos por obra y servicios, poco más de la mitad de esos millones son funcionarios. Los recortes de personal, uy, no, las reformas de personal, se están cebando, y así va a seguir siendo un buen rato, con el personal interino y los eventuales. Las “reformas” en el número de funcionarios, al menos los estatales que son el grupo que mejor conozco, llevan haciéndose desde que se comenzó a transferir competencias a las comunidades autónomas. Consisten en transferir al personal junto con la competencia y en no reponer las bajas por jubilación o por lo que sean. Aunque en este momento el número de funcionarios es raquítico es seguro que seguirá disminuyendo, pero, salvo quiebra del Estado, lo hará por el mismo sistema seguido hasta ahora.

  • Me temo que el cambio en el Ministerio de Ciencia e Innovación no augura nada bueno, si al menos el nuevo ministerio fuera “Economía e Innovación” en vez de “Economía y Competitividad” se podría albergar algo de optimismo. Hay otros organismos competentes para la política territorial, el otro ministerio que ha desaparecido, en cambio, la investigación pública es básicamente estatal. Los dos ministerios, o asuntos estatales, que todavía mantienen departamentos en todas las provincias son investigación e interior. No parece que el nuevo Gobierno quiera poner en valor la ciencia, desde luego.

¿Cuál de los dos ministerios es el más importante, el de Economía o el de Hacienda? A la vista de la foto en grupo del nuevo Gobierno parece que el de Hacienda.

No dudo que habrá menos médicos en la nómina del Estado, pero creo que también habrá menos policías, como cuando gobernó Aznar: sanidad privada, educación privada, seguridad privada, ¿investigación privada? Si es lo que se pretende hacer con la ciencia, todavía quiero dudarlo, quiero tener alma de Panglós, no cabrá afirmar, desde luego, que estemos ante un cambio menor.

#5 Imagen de JB sin alcohol

La idea subyacente en los comentarios de Sintética y Pablo viene a ser, Rajoy va a hacerlo mal, la cuestión es averiguar dónde. Vayamos por partes.

Si tengo 1 ministro y 10 subordinados (subsecretario, secretarios de estado, etc...) , siempre me saldrá más barato que 10 ministros, los cuales nunca se van a conformar con tener al menos un subordinado. Y en este país no conozco yo a persona alguna que elevada a una posición de mando renuncie alegremente a poder hacerlo. Ni que decir tiene que siempre saldrá más barato el sueldo del principal que el del subordinado, por lo que además, a igualdad de personas (en número total, contando jefes y subordinados), es más barato cuantos menos jefes haya.

No conozco yo declaraciones de Rajoy hablando de millones de funcionarios que sobraban, salvo que se quiera interpretar que los principales columnistas conservadores de este país hablaban por su boca, que me parece que no es el caso. De todas formas, existe a lo que veo un gran desconocimiento de cómo funciona la administración, porque pretender que de la noche a la mañana desaparezcan no millones, ni miles, sino siquiera cientos de funcionarios es bastante más complicado de lo que parece. Entre otras cosas porque casi todos los que hay están realizando alguna función (cuestión distinta es la calidad de su trabajo) más o menos necesaria para la actividad social, y cualquier cambio, por nimio que fuera, repercute tanto en la manera de trabajar de sus compañeros como en la manera de funcionar de cara a la sociedad de la administración.

Haciendo un inciso, los eventuales no son los que describes, Sintética. Los eventuales son ese conjunto de "asesores", "expertos" y demás gente de dudosa eficacia, enormes sueldos y desconocida necesidad que suelen acompañar a los altos cargos en este país. Para las situaciones que dices se contrata personal interino (sí, no sólo están para cubrir bajas o puestos para los que no hay funcionario de carrera todavía) con categoría de funcionario o personal laboral, según el caso. De todas maneras, coincidirás que cuantos menos interinos haya, mejor, lo cual no significa que vaya a haber menos funcionarios. De hecho, la no convocatoria de plazas lo que va a provocar es el aumento de interinos, porque huecos a cubrir por funcionarios va a seguir habiendo, les guste o no. En cuanto a la disminución de funcionarios en el Estado, aunque te parezca extraño, es lógico que funcione como dices. Si tengo que hacer un trabajo X con N funcionarios estatales y lo transfiero a las comunidades autónomas, ya no necesito N funcionarios, pero al ser estos estatales, no les puedo obligar a que se vayan a la comunidad autónoma, que será la que realice el trabajo. Como consecuencia, tengo que para hacer X hay ahora mismo N-n funcionarios estatales y n+N2 funcionarios autonómicos, porque al descentralizar siempre necesitarás más gente. Sin embargo, N-n es muy probable que sean excesivos para realizar la parte estatal que quede de X, pero no puedes echarlos sin más, luego la solución más cómoda, según se van jubilando, amortizas sus puestos de trabajo.
En cuanto a que la ciencia necesite una delegación del gobierno en todas las provincias como si fuera el ministerio del interior, no tiene sentido alguno. Las delegaciones de la ciencia ya existen, son las universidades. Que no se aproveches es otra historia.

Seguro que algún comentario más debería hacer, pero los mínimos preparativos de la cena de hoy no me permiten más alegrías al teclado.

Felices fiestas (¿suficientemente neutro ;) )

#6 Imagen de Sintética

 

Empiezas declarando cuál te parece a ti que es la idea que subyace en lo comentado por Pablo y por mí. Tal declaración debería ser una conclusión. Empezar por la conclusión es plausible solo si el resto del escrito intenta demostrarla, lo consiga o no. No es el caso. Aciertas, no obstante, cuando sospechas que considero que Rajoy va a hacerlo mal, solo permíteme que  señale que debatir sobre esa  sospecha tuya es un tema distinto a la chocante estructura del nuevo Gobierno, que es a lo que me he referido más arriba. Tal vez consideras relevante para aclarar la cuestión sobre la estructura del Gobierno el hecho de que yo soy de izquierdas, no lo es. JB, es un recurso muy viejo. Deberíamos conseguir que se supiera que debatir usando conocidos falsos argumentos es indigno.

No milito en ninguna parte y mi voto no está cautivo, se lo doy al que más me guste de todos los que se presentan en cada ocasión, es que ha resultado que hasta ahora nunca se ha presentado, en España, ningún candidato de la derecha que me haya gustado y que además me alcanza la inteligencia para no pretenderme clase media, la mía es la clase obrera: no me gustan nada las cosas que dice la derecha española de la clase obrera, así que no les voto.

¿Qué más soy? Soy funcionaria de carrera de la administración general del estado desde 1985,  actualmente en excedencia en esa plaza porque también me han nombrado funcionaria de carrera de un organismo público de investigación, el CSIC. Para aprobar esas dos oposiciones he estudiado la Constitución, derecho administrativo, generalidades sobre gestión económica pública, el marco legal en el que se desarrolla la investigación pública en España y gestión de personal. No soy licenciada en derecho, aún así considero que mi conocimiento interno de los ministerios y la investigación en España, después de 25 años trabajando en ellos, es superior a la media.  En cualquier caso alcanza, seguro, para saber que en dentro del empleo público hay mucho más que funcionarios y que el número de funcionarios en España es notablemente inferior al de la gran mayoría de los países de nuestro entorno, que es lo que he afirmado y con lo que, si no he entendido mal, tú estás de acuerdo.

El empleo público está regulado por una ley conocida familiarmente como EBEP (http://www.boe.es/aeboe/consultas/bases_datos/doc.php?id=BOE-A-2007-7788), en el título II se detallan las clases de personal al servicio de las Administraciones Públicas: funcionarios de carrera (conocidos como funcionarios), funcionarios interinos (conocidos como interinos), personal laboral  de varios tipos (conocidos como laborales) y personal eventual (poco conocidos, habitan en las alturas). Estos son, exactamente, los cuatro grupos que cito en mi comentario de más arriba. Tal vez discrepemos sobre si los eventuales tienen contratos de obra y servicio o su relación laboral con la administración sigue otro modelo de contrato o carece de él. Tienen, en cualquier caso, un contrato que se puede rescindir en cualquier momento sin más explicaciones, los funcionarios de carrera no tenemos nada de así.

A mí no me parece extraño que el número de funcionarios se vaya reduciendo cada día con el sistema que describo, de hecho convivo a diario con esa práctica, lo que afirmo es que es el sistema que se ha seguido hasta ahora y predigo que, a no ser que quiebre el Estado, ese es el sistema que se va a seguir aplicando, esto es, independientemente de que gobierne Zapatero o Rajoy.

Hay legislación suficiente para trasladar a cualquier funcionario a cualquier punto de España a realizar cualquier competencia, dentro de su categoría, en cualquier momento y simplemente alegando “necesidades del servicio”. Si se transfiere una competencia y se acuerda que se transfiere con funcionarios se transfiere con ellos, es decir, un funcionario estatal puede ser transferido a una comunidad autónoma en cualquier momento, por ejemplo, todos los profesores de secundaria son funcionarios transferidos desde la estatal a la autonómica. En cualquier caso la cuestión sobre si se transfieren o no es política y los funcionarios no tomamos decisiones políticas, las ejecutamos. 

Claro que prefiero que haya menos interinos, y menos trabajo precario en cualquier sitio. Explico el problema. Los interinos ocupan plazas de funcionarios que por lo que sea están vacantes. De las distintas formas que hay para despedirlos me interesan ahora dos: a) porque un funcionario de carrera toma posesión de ese puesto de trabajo y b) porque ese puesto de trabajo ha sido eliminado de la plantilla (de la RPT). Si es el primer caso, evidentemente prefiero que haya menos interinos y más funcionarios, los interinos no han aprobado la oposición; si es el segundo, menos interinos y los mismos funcionarios, no lo prefiero, no parece complicado percatarse de que suprimir empleo público empeora los servicios públicos.

Por fin el tema de si más o menos ministerios, manteniendo competencias, disminuye el gasto público. Estás suponiendo diez altos cargos por ministro, diez secretarios de estado (subsecretarías solo hay una siempre)…, pero yo no estoy hablando de altos cargos, estoy hablando de competencias: vamos a suponer que tenemos cuatro competencias, lo que afirmo es que lo mismo cuesta un ministerio con cuatro secretarios de estado que cuatro ministerios sin ninguno, esto es, que lo mismo cuesta tener el ministerio de sanidad y el ministerio de igualdad que un ministerio de sanidad con una secretaría de estado de igualdad. Cuesta lo mismo porque de hecho se mantiene el personal trabajando en esos asuntos y el presupuesto, si es que no aumentan, que también podría ser.  Para afirmar si definitivamente la estructura total de Rajoy es más ligera que la de Zapatero habrá que esperar a que estén completos los organigramas de todos los departamentos, conozco algunos casos en los que lo va a tener muy fácil para simplificar estructura, pero en general le va a costar bastante: la estructura de Zapatero, especialmente tras la última remodelación, era ya bastante austera, así que aventuro que al final el ahorro que introduzca por la vía de rebajar estructura va a ser insignificante si es que es alguno. Otro cantar es lo que se va a ahorrar en sueldos de interinos.

#7 Imagen de JB sin alcohol

Dos apuntes mínimos. Si has aprobado dos oposiciones, sabrás distinguir entonces entre personal eventual y personal interino. Y para la mayoría de las tareas de las que hablas (trabajos ordinarios de la administración en situaciones extraordinarias), no se contratan eventuales, sino interinos. Y si se contrata eventuales, se está haciendo en fraude de ley. La figura del eventual es para "asesores" y demás ralea que pulula y medra alrededor de los altos cargos.

No sé qué te parecerá a tí, pero el hecho de que tengas dos oposiciones aprobadas, y de que no renuncies a ninguna de ellas ayuda a que sigan existiendo interinos, porque en la plaza en la que tienes excedencia, de mano no puede ser ocupada por otro funcionario de carrera (ya que es "tuya"). No sé en qué parte del manual de la izquierda se indica que tener dos puestos reservados en la administración es buena práctica. A mi me parece que es acaparar y provocar indirectamente la precariedad en el empleo de un funcionario público. Y ya sé que la ley ampara y permite ese tipo de comportamientos, pero juraría que se da bastantes patadas con los planteamientos éticos y morales que siempre se han defendido desde la izquierda. Igual me equivoco

#8 Imagen de Sintética

 

JB, creo que el tema de los eventuales ha quedado suficientemente aclarado, me parece, además, que no discrepamos. No tengo ningún reparo en reconocer que es posible que los eventuales no tengan contrato (de ningún tipo, tampoco un contrato de obra y servicios, como he generalizado más arriba) sino nombramiento, si bien, seguro que no es siempre así y seguro que el tema ha sido causa de más de un debate entre expertos. En cualquier caso, sea como sea el detalle de su relación laboral con el Estado, es seguro que los eventuales son eventuales, es decir, que su relación puede extinguirse sin más en cualquier momento (está en el EBEP). Los eventuales no pueden contarse entre esos minolles de funcionarios que dicen por ahí.

El contenido de tu segundo párrafo está radicalmente equivocado. Es por este tipo de errores y porque no me da ninguna vergüenza ser funcionaria, todo lo contrario,  que a veces me lanzo a hablar de los funcionarios, con lo impopular que es ganar plazas en oposiciones.

Hay distintos tipos de excedencia, pueden conllevar reserva de plaza o no, pueden tener que ser solicitadas por el interesado o pueden ser asignadas automáticamente, de oficio. Lo único voluntario que he hecho yo para pasar a estar en excedencia en la Administración General del Estado (AGE) ha sido presentarme a una oposición convocada por un organismo público de investigación (OPI), aprobarla y aceptar el nombramiento. En el momento en que soy nombrada funcionaria de carrera de un organismo no dependiente de la AGE, paso a estar automáticamente en excedencia en la AGE, pero ojo, se trata de una excedencia sin reserva de plaza, es decir, si en el momento en que pasé al OPI yo hubiera estado en servicio activo en una plaza en la AGE, ni siquiera tiene por qué ser el caso, la plaza de la AGE habría quedado vacante. No hay ningún interino ocupando una plaza reservada para mí, como mucho podría estar ocupando una plaza vacante que yo ocupé alguna vez, una plaza que perderá a) en el momento en el que sea ganada por algún funcionario de carrera (es muy poco probable que ese funcionario sea yo: se comprende que tengo algo mejor) o b) en el momento en que sea suprimida de la relación de puestos de trabajo. No tengo dos puestos reservados en la administración ni uno ni ninguno. Mi situación administrativa en la AGE, bastante frecuente por lo demás y en nada relacionada con mi ideología política, es esta (copio de un papelito oficial): “excedencia voluntaria por prestar servicios en el sector público” en la modalidad “excedencia voluntaria por servicio activo en otro cuerpo o escala de cualquier admon.”, ya he dicho que este tipo de excedencia no conlleva reserva de plaza en la AGE; en el OPI mi situación administrativa es “servicio activo” y como estoy en activo no tengo reservada ninguna plaza tampoco en el OPI, la estoy ocupando, y no porque estuviera reservada para mí sino porque fue otorgada en concurso público al candidato que pudo acreditar más mérito y más capacidad y ese candidato fui yo.  

Ganar plazas en oposiciones públicas, ser funcionario de carrera, no da ningún poder sobre la situación del empleo público en España a nadie, para eso lo que hay que hacer es conseguir cuantos más diputados mejor en unas elecciones generales. Son los políticos, no los funcionarios los que deciden, los funcionarios ejecutamos sus decisiones. Algo tan sencillo como esto es lo que me gustaría que, antes de empezar, hubieran entendido todos los que critican a los funcionarios, así, en general.

Gracias por tus correcciones, JB.

#9 Imagen de Pablo

Desde luego que el tema de los funcionarios es uno de los que mas se prestan a demagogias.

En España hay unos 2,6 millones de empleados públicos (por número de habitantes está mas o menos en la media europea, igual que Alemania).

De todos ellos solo 1,5 millones tienen plaza en propiedad (funcionarios de carrera). El resto, 1,1 millones, se reparten entre interinos, eventuales y contratados laborales. La administración podría despedirlos a todos ellos, si pudiera prescindir de sus servicios, que no puede.

La administración pública es posiblemente la “empresa” española con mas precariedad en el empleo.

Se le permiten cosas que a ninguna empresa se le permite. Por ejemplo un profesor interino que da clases de modo continuo durante años y años. A cualquier otra empresa se le habría denunciado por contratos encadenados fraudulentos y se le obligaría a hacer un contrato indefinido al trabajador en cuestión. Se calcula que en España hay 85.000 profesores interinos, y ha mejorado, porque hace 5 años los profesores interinos eran nada mas y nada menos que el 22% del total. Menudo ejemplo de estabilidad en el trabajo que da la administración.
 

#10 Imagen de Javier

Neolengua para la era popular

No diga congelar el salario mínimo, diga “mejorar la competitividad”. No diga violencia machista, diga “violencia en el entorno familiar”. No diga recesión, diga “tasa negativa de crecimiento económico”. No diga copago ni mucho menos repago: es un necesario “ticket moderador”. No diga recortes, diga “reformas”. No diga empleo precario, diga mejor “minijob”. No diga abaratar el despido, diga “flexibilizar el mercado laboral”. No los llame patronal o empresarios, llámelos “emprendedores”. No critique las rebajas fiscales a los más ricos, son “ayudas a los ahorradores”.

No hable de regalar dinero público a la banca con un banco malo, se trata de “facilitar la gestión activa del patrimonio dañado de las entidades financieras”. No cuestione un gabinete de puerta giratoria, con los lobbies en el Consejo de Ministros: alabe su preparación empresarial. No critique a un ministro de Defensa que ha pasado los últimos 16 años a los dos lados del misil –comprándolos desde la Administración o vendiéndolos desde las fábricas de armas–: elogie su “experiencia en el sector”. No recuerde a Lehman Brothers, sus directivos nunca han sido responsables de lo que pasó.

No prometa ante la Constitución, mejor jure ante la Biblia. No hable de Estado aconfesional, elogie a dios como “legislador del universo”. No lo llame matrimonio, que las peras son peras, las manzanas son manzanas y la mujer-mujer es alcaldesa de Madrid. No diga Educación para la ciudadanía, diga mejor religión. Y deje de culpar al Gobierno del paro, de la situación económica o de la lluvia, que eso es cosa del pasado: ahora es culpa de la “herencia recibida” de la “hemorragia de la deuda”, de la “coyuntura económica general” y de la “crisis internacional”.

Y de la pertinaz sequía.

 

#11 Imagen de Sintética

Me cuesta creer el dato de Alemania, Pablo. Sospecho que los alemanes son maestros apañando datos, que no les va como nos cuentan: no trabajan tanto, no son tan austeros y no son tan competitivos. No me está resultando fácil encontrar datos de empleo público en los distintos países de la Unión Europea, seguiré un rato más en ello. Es curioso, hoy he intentado dar con una buena versión de la Teogonía y al final he tenido que esperar a llegar a casa y hace un rato he intentado localizar algún verso de Quevedo con un 'pero' de los suyos y, otra vez, me ha resultado más fácil encontrarla en mis libros. Algo está cambiando. 

Me ha encantado el artículo de Ignacio Escolar de hoy, genial el toque final, la pertinaz sequía. Aparentemente las conjunciones no son tan peligrosas como los sustantivos, pero tampoco conviene perderlas de vista. He escuchado hoy un uso pintoresco de la conjunción pero en la radio y, como aún no he captado qué es lo que está cambiando  Google, me he llevado el asunto a un texto nuevo, no vaya a ser.

#12 Imagen de Luis Anastasía

Estimado Pablo:

Excelente tu trabajo de síntesis para comprender estos nuevos tiempos o mejor dicho los nuevos eufemismos para que las viejas penas parezcan menos penas.

Ingenuo de mí, pensaba que la referencia a "herencia" era un invento de este país, lugar en que se específicamente se le ha llamado "herencia maldita"

Saludos y feliz año

#13 Imagen de Pablo

Sintética, aquí hay datos sobre los funcionarios de Alemania

http://valdeperrillos.com/comment/15264#comment-15264

y sobre todo aquí:

http://valdeperrillos.com/comment/15302#comment-15302 smiley

 

#14 Imagen de Sintética

Lo que me cuesta creer es que los alemanes trabajen menos horas que nosotros, ganen más, sean más productivos, tengan mejores servicios públicos, todo ello con una estructura estatal de proporciones similares a las nuestras y, además, les haya sobrado para costear nuestras siestas. Me inclino por pensar que es al revés, como siempre: si trabajan menos horas y ganan más es porque en otros sitios estamos trabajando más horas y ganando menos, es decir, les estamos pagando la siesta. El caso es demostrarlo con datos, no es fácil, pero seguro que es posible. 

#15 Imagen de Pablo

Yo de economía no tengo ni idea, pero está claro que la productividad se mide mediante la relación entre el PIB y los medios empleados para conseguirlo, mano de obra y capital, algo así como la plusvalía que se obtiene de estos medios.

La plusvalía que pueda obtener un obrero alemán montando máquinas no tiene nada que ver con la que pueda obtener un camarero español sirviendo mesas en un chiringuito.

Y en cuanto al capital, en España la inversión nacional se ha dirigido mayoritariamente a la construcción de viviendas y esta inversión no se ha traducido en un aumento de la productividad nacional sino en un aumento de los precios.

El que la inversión se dirija a la construcción, es decir en bienes de largísima duración es un claro indicador de poca productividad. El que invierte en software sabe que en muy poco tiempo ese software quedará obsoleto, así que debe estar convencido de que le va a resultar rentable su adquisición, es decir, que es una inversión muy productiva.

Mi conclusión es que efectivamente la productividad en España sí es muy inferior a la alemana y su causa fundamental es que tenemos una clase empresarial que, con todas las excepciones individuales que se quiera, es sencillamente una mierda (aunque reconozco que esto probablemente sea un reflejo del resto del país).
 

#16 Imagen de Sintética

 

Francia y Alemania están decidiendo por toda la Unión Europea al menos desde que arreció la crisis, al menos en los últimos dos años. En los últimos dos años, mientras media Europa está pasándolas canutas, a Francia y a Alemania les va cada vez mejor. Gran parte de la financiación de las distintas burbujas ocurridas en Europa procede de Francia y Alemania. Están consiguiendo, desde el Estado, que la cosa vaya así: “cuanto más grande sea la burbuja que financies más beneficios obtienes y tendrás un PIB más alto".

Es cierto, tienen mucho PIB.