Homeopatía y cáncer

Leo en El Mundo un artículo firmado por María Valerio que se hace eco de una revisión de la Biblioteca Cochrane. El objetivo de la misma pretende averiguar si los remedios homeopáticos interfieren con la quimioterapia, radioterapia y hormonoterapia y si son eficaces para aliviar los efectos secundarios indeseables del tratamiento estándar del cáncer.

 

Al parecer, un número elevado de pacientes cancerosos recurren, en paralelo al tratamiento oficial, a diferentes terapias naturales y suelen hacerlo de un modo confidencial sin comentárselo al oncólogo. La homeopatía es un método terapéutico creado por el alemán Samuel Hahnemann a final del siglo XVIII. El estudio de la Biblioteca Cochrane abarcó a 664 pacientes que usaron homeopatía para aliviar las secuelas del tratamiento estándar: estomatitis, dermatitis, síntomas menopáusicos consecuentes a tumores de mama, etc. La revisión concluye que la homeopatía no interfirió negativamente con los tratamientos oncológicos ni hizo peligrar su eficacia. Respecto a la eficacia de los productos homeopáticos, la revisión no arrojó conclusiones evidentes. Sosie Kassab, la principal autora de la revisión, se muestra prudente con los resultados del estudio. Tan sólo en dos de los estudios realizados se comprobó alguna ventaja sobre el uso de un placebo; en uno de los casos para aliviar la estomatitis (llagas en la mucosa bucal) y en el otro estudio para aliviar la dermatitis consecuente a radioterapia. El resto de las investigaciones, escribe la periodista Valerio, llevadas a cabo en India, Italia, Francia, Israel, Escocia y EEUU arrojó conclusiones negativas o poco concluyentes.
 
Desde su fundación, en la época bisagra que une los siglos 18 y 19, la homeopatía ha sido objeto de una polémica considerable. De un modo sorprendente, la polémica excede la casuística médica y se extiende al ámbito académico. Los críticos del método de Hahnemann argumentan que la supuesta curación obedece a la sugestión (efecto placebo) o al pensamiento mágico, un tipo de pensamiento que al decir de algunos autores es innato al cerebro humano. Los defensores de la homeopatía entienden que el asunto hay que abordarlo desde una perspectiva pragmática y que a la postre lo que interesa es la curación del paciente. Debido a que el volumen de personas que encuentran alivio con la homeopatía es considerable, se ha estimulado su estudio por las facultades de medicina. Según informa la Wikipedia, las facultades de medicina de las universidadades de Valladolid y Sevilla ofrecen una especialidad médica de homeopatía, mientras otras en España, como Santiago de Compostela, Granada y Murcia ofrecen estudios sobre homeopatía siguiendo la tendencia a integrarla en los estudios universitarios de medicina en forma de cursos de posgrado.
 
 

#1

Imagen de Evocid

Que los "medicamentos" homeopáticos sean inofensivos, cosa que yo no tengo problema en dar por cierta, no significa que las prácticas homeopáticas tambien lo sean. Uno de los peligros de tomarse estas "medicinas" en serio es que pasen cosas como esta:

http://www.laopinion.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008110900_9_180818__Sociedad-homeopatia-eficaz-casos-cancer

 

#2

Imagen de josé luis

Hola:

No quiero ofender a nadie, pero las bases científicas de la homeopatía, rozan las de la brujería. Se ha llegado al extremo de tener que inventarse la "memoria de la molécula de agua" según la cual la molécula de agua "recuerda que ha estado en contacto con otras moléculas". Todo ello para intentar justificar que en varias de las diluciones máximas que utiliza, es demostrable matemáticamente que esas diluciones no contiene ni una sola molécula de la sustancia activa ñadida en la dilución ninicial. Independientemente de ello, si eso o los rezos o la creencia en los jedis o cualquier cosa contribuye a que alguien lleve mejor una enfermedad, sin causarle daños o renuncias a tratamientos de eficacia contrastada, pues adelante, pero eso sí dejando claro que oferta realmente, alivio emocional en las patologías con base orgánica y posiblemente un remedo de la psicoterapia en las no órgánicas, no graves.

Su incorporación a las facultades de Medicina como enseñanza reglada me parece volver a la edad media y carece de cualquier base científica, simplemente se ha sacrificado el rigor en aras del mercado. En breve espero ver tambien formación de curanderos, chamanes, fengsuistas, adivinos, etc....., tienen el mismo derecho y la misma base científica.

Un saludo

#3

Imagen de ALV

Saludos, Herodoto. No entiendo el sentido de tu réplica y tampoco tengo claro qué tiene que ver tu comentario con mi artículo. Si eres tan amable de explicármelo, quizá aclararemos el debate.

#4

Imagen de Evocid

Con la primera frase de mi respuesta es que si los "medicamentos" homeopáticos son simplemente agua, sin ningún principio activo, dificilmente pueden interferir con ningún otro tratamiento. Ahora bien, el problema no es tanto el tratamiento en sí, que el paciente beba agua, sino que alguien trate de engañar al enfermo vendiendole agua con la promesa de que tiene propiedades curativas. Pero hay otro problema peor: cabría la posibilidad de que si el enfermo cree que efectivamente el producto homeopático le va a curar, decida prescindir del "agresivo" (como suelen subrayar los homeópatas) tratamiento de la medicina convencional.

El link lo he puesto para complementar tu artículo, que lleva por título "homeopatía y cancer". Tu artículo está basado en una serie de estudios aparentemente científicos, así que me parecía un buen complemento dar el punto de vista de los practicantes de la homeopatía. Observarás que hay una diferencia apreciable.

Si crees, de todos modos, que no hay relación entre mi respuesta y tu artículo, dímelo y procuraré abstenerme en el futuro de hacer comentarios en tus artículos que puedan desviar el tema.

Saludos.

#5

Imagen de ALV

Hola de nuevo, Herodoto. Mientras el debate transcurra con cordialidad y respeto puedes añadir los comentarios que te parezcan adecuados. El producto homeopático lleva principio activo, bien porque respete el número de Avogadro y se encuentren trazas de la molécula curativa, bien porque no respete el número de Avogadro pero el agua haya sido impregnada/memorizada con la molécula curativa. Determinar aquí y ahora, entre tú y yo, cómo es posible la impregnación del agua es tarea imposible por las dificultades técnicas, por la larga polémica que recorre el asunto y por otras circunstancias. En cualquier caso, no es el objeto de mi artículo pronunciarme a favor o en contra de la homeopatía. En efecto, cabe el riesgo de que un paciente no recurra a, o abandone el tratamiento estándar, confiando única y exclusivamente en el remedio homeopático. Pero esto no invalida que el protocolo de los homeópatas indios registre un porcentaje significativo de curaciones, es decir, no me vale que se les desprecie por el sólo hecho de que confíen en su terapéutica en detrimento de la estándar. Si te pones en el pellejo de un canceroso curado, tan válida es la curación proveniente del tratamiento estándar como la del homeopático. E incluso, si la curación acaecida a través del remedio homeopático se debe a la sugestión, el pensamiento mágico y la brujería (en el sentido noble del término) podemos darnos por satisfechos. Salvo que, claro está, prefiramos la muerte del paciente a tener que reconocer que la curación del mismo se produjo por métodos irracionales. Pero esto ya sería rizar el rizo. Saludos.

 

 

 

#6

Imagen de Invitado

Alv, lo tuyo roza peligrosamente la mezcla de razón y fe que contamina con su relativismo el pensamiento pseudocientífico actual. La separación entre fe y razón ha de ser clara. O tomas partido o más vale que escribas en blogs esotéricos y no considero qe este lo sea en absoluto.

#7

Imagen de Evocid

ALV, tal vez en tu primer artículo no has tomado partido. Pero cuando aseguras con énfasis que los productos homeopáticos tienen principio activo, aun en diluciones tan extremas que no debería quedar ni un solo átomo de éste, definitivamente ya lo has hecho. Yo, por mi parte, no tengo ningun reparo en manifestar que lo tomo.

#8

Imagen de ALV

Lo lamento, Herodoto, pero vuelves a tergiversar el asunto. Cualquier reclamación, protesta o crítica que te parezca oportuno plantear realízala ante los homeópatas, yo no lo soy ni ejerzo de abogado defensor de su causa. Yo me limito a señalar los aspectos no-perjudiciales en unos casos, y beneficiosos, en otros miles de casos, de la homeopatía. Respecto a los aspectos técnicos de la dilución homeopática te remito a la abundante bibliografía que existe al respecto. Lo último que he leído sobre este asunto indica que la ultradilución y no-presencia de la molécula curativa debe interpretarse en clave cuántica, no es que la molécula no exista sino que no puede medirse su presencia. Pero esto no lo digo yo, ni lo pruebo yo, ni lo defiendo yo, sino que lo he leído. Lo aclaro para que no me acusen de brujo y me quemen en la pira. Saludos.

 

#9

Imagen de Invitado

Alv, acusar a los escépticos de inquisidores quemabrujos es de tener muy mal perder.

#10

Imagen de Evocid

Acaba el debate cuando quieras, pero tu has defendido la presencia del principio activo en los productos homeopáticos. No es honesto que ahora eches balores fuera diciendo que simplemente lo has leído. Será, pero leer se pueden leer muchas cosas y no todas ellas son ciertas. Dudo mucho que eso lo hayas leido a ningún físico, y desde luego seguro que no a un físico que sea tomado en serio.

La quema de brujos fue en su momento practicada por quienes creían en poderes sobrenaturales. De hecho decían hacerlo precisamente en nombre de esos poderes. Por lo que a mi respecta puedes estar tranquilo.

Saludos.

#11

Imagen de ALV

Herodoto, me prometí concluir este debate porque, entre otras razones, deriva al absurdo. Pero no debo pasar por alto tus últimos argumentos, contradictorios en esencia. La existencia del principio activo del remedio homeopático no lo demuestra el físico ni el homeópata sino la casuística de curaciones, es decir, se demuestra a posteriori por el inventario de pacientes curados. Descartado el porcentaje de sanaciones debidas a la sugestión o efecto placebo (brujería en tu terminología e intencionología), ¿qué nos queda? Nos quedan dos hipótesis, a) la presencia de la molécula curativa siquiera sea en trazas e inserta en el axioma de Avogadro y b) la presencia no medible de la molécula curativa y no inserta en el axioma de Avogadro. La única manera de demostrar el supuesto b consiste en recurrir a una explicación cuantizada del hecho curativo. Es decir, descartado el efecto placebo, descartada la medición de la molécula en el parámetro de Avogadro, sólo queda apelar a una molécula invisible y no medible pero que es efectiva. ¿Por qué una molécula invisible es curativa? Porque el inventario de casos de pacientes curados así lo demuestra.

Respecto de la quema de brujos/as, herejes y heterodoxos varios no sólo se debe a que los inquisidores crean en supuestos sobrenaturales, lo que es parcialmente cierto, más bien resulta que los inquisidores/pirómanos entienden por sobrenatural aquello que excede a su dogmática manera de entender el mundo, la ciencia y la religión. De modo y manera que Galileo, Bruno, Spinoza, Copérnico y tantos otros/as no fueron perseguidos por considerárseles sobrenaturales sino vulgares, blasfemos y escoria humana. A día de hoy, no resulta necesario enviar a la pira a los que disienten del dogma, basta con difamarlos, arruinarlos y marginarlos. Evidentemente, no me refiero a los charlatanes, estafadores y brujos de pacotilla cuya principal ocupación y beneficio consiste en estafar a los incautos sino a los que se atreven a curar y a investigar de un modo libre y sin pagar peaje al dogma reduccionista de turno.